Inicio Off The Record OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

403
Compartir

Toluca, Edomex. 6 de marzo de 2019.- El próximo domingo se cumplen 100 días del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, y a pesar de los afectos del tabasqueño por el Estado de México, la entidad es una de las que representa mayores rezagos en la integración de padrones en sus programas sociales. Algo ha fallado en la estrategia, y los intereses políticos al interior del gobierno morenista señalan como principal responsable a Delfina Gómez. Lo cierto es que, a más de tres meses de gobierno, la ejecución de apoyos a adultos mayores, jóvenes sin empleo y sin trabajo, entre otros, no han aterrizado por completo.

El padrón de beneficiarios inició desde julio pasado, con una brigada coordinada por Delfina Gómez, y tenían como plazo de terminación el pasado mes de noviembre. Ya con el cargo de delegada de programas de bienestar, Delfina pidió una prórroga para el mes de enero. El gobierno federal ha encendido las alertas frente a los atrasos que presenta en la aplicación de algunos programas sociales. En el bajo perfil, Delfina ha solicitado más tiempo para concluir su trabajo, cuando están por cumplirse los primeros 100 días del mandato federal.

Sin embargo, Delfina es un liderazgo que mantiene ascendencia entre la clase política mexiquense. Es la mujer más cercana a López Obrador en el Estado de México. Su mayor fortaleza es su vinculación con Higinio Martínez, a quienes muchos reconocen como el liderazgo político del sexenio en la entidad. Además, Delfina se ha ganado los afectos de grandes sectores sociales, tras dos campañas electorales: para gobernadora y senadora. Por ello, ni sufre ni se acongoja, y promete que los resultados de su trabajo estarán listos en cuestión de días.

—————-

Aprobada la Guardia Nacional por parte de la Legislatura del Estado de México, el gobernador Alfredo Del Mazo está dispuesto a convertirse en el principal promotor de los programas sociales de López Obrador. De no ser por su asistencia el pasado lunes al 90 aniversario del PRI, cualquiera podría asegurar que el mandatario estatal pertenece al grupo político de Andrés Manuel. En su estrategia política, Alfredo ha apostado por una alianza política con López Obrador, que desde el interior del priísmo se admite con inocultables resistencias.

Andrés Manuel fue durante una década un detractor absoluto del llamado Grupo Atlacomulco. Para López Obrador, el Estado de México era la representación del abuso del poder, la corrupción, el influyentismo y el conflicto de interés. En esencia, Alfredo Del Mazo por su origen partidista, por su herencia genética y por su encargo público, es el último símbolo del Grupo Atlacomulco en la decadencia más profunda del priísmo nacional. De ahí, que la alianza de uno y otro lado se advierta con tanto recelo.

Frente a la realidad política, de una Legislatura dominada por Morena, Alfredo sabe que no es momento de confrontar, y sí de colaborar. Lo que no debe perder de vista el equipo delmacista es su propia agenda pública, su proyecto de gobierno y su futuro personal, que difícilmente puede limitarse a la conclusión de su sexenio.

Comentarios a contacto@planamayor.com.mx

Comentarios

comentarios