Inicio Noticias Oficialmente queda cancelado Aeropuerto Internacional en Texcoco

Oficialmente queda cancelado Aeropuerto Internacional en Texcoco

132
Compartir

Redacción

Ciudad de México, 04 de enero de 2019.- El Grupo Aeroportuario de Ciudad de México (GACM), comunicó la decisión de terminar o suspender todas las relaciones contractuales a la mayor brevedad relacionadas con la construcción del aeropuerto internacional en Texcoco, para evitar gastos innecesarios en perjuicio de las finanzas públicas y de los propios contratistas.

En una conferencia de medios, el titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Javier Jiménez Espriú, anunció que se han dado por concluidas las obras de la que sería la nueva terminal aérea en Texcoco: “Ya está suspendida oficialmente la construcción de ese aeropuerto y se ha empezado la negociación de los contratos para darlos por terminados anticipadamente o resolver, en consecuencia, con los dueños de estos”.

Jiménez Espriú explicó las acciones como consecuencia del acuerdo de recompra de bonos por un monto de mil 800 millones de dólares, cuyo plazo máximo fijado para adoptar algunas otras medidas en caso de no llegar a un acuerdo era el 4 de enero.

No tuvimos que esperar al 4 de enero, sino que el 27 (de diciembre), ya habiendo resuelto el problema de los bonos, se hizo un acuerdo con el consejo de administración del Grupo Aeroportuario de Ciudad de México, y en vista de que ya había resuelto el problema de los bonos, se dio instrucciones al director de ya iniciar la cancelación, la terminación o la negociación de los contratos, dijo Jiménez Espriú.

A través de un documento oficial fechado el pasado 27 de diciembre, el consejo de administración del GACM reconoció y confirmó la existencia de causas de interés general, entre ellas aspectos de planeación, presupuestación y hacendarios, que son motivo suficiente para la terminación anticipada de los contratos, convenios, adquisiciones y otras operaciones relacionadas con el proyecto Nuevo Aeropuerto Internacional de México.

La cancelación del aeropuerto en Texcoco, la obra de infraestructura pública insignia del sexenio de Enrique Peña Nieto, es una determinación que planteó el actual presidente Andrés Manuel López Obrador, como una de sus principales promesas de campaña, y la cual se confirmó el pasado 29 de octubre tras la realización de una consulta ciudadana altamente cuestionada por sus opositores.

En la víspera, el conflicto con los contratistas hizo imposible que se decretara el paro de la construcción el primero de diciembre, pues la cancelación ponía en default técnico a los bonos emitidos por el GACM y obligaba al pago inmediato de obligaciones.

El oficio referido con fecha 27 de diciembre, detalla a los directores corporativos de la obra que el consejo de administración del grupo decidió el 2 de diciembre, un día después de que asumió funciones el nuevo gobierno, que la construcción, con un avance de 30 por ciento, cesaría y que se procediera a la revisión de las obligaciones contractuales.

“Les solicito que, sobre la base de una metodología acordada (…) se proceda a determinar ya sea la suspensión temporal de los trabajos o bien la terminación anticipada de los contratos, según corresponda a los mejores intereses ya mencionados”, agrega el documento.

El documento añade que las condiciones para que se pague a los contratistas, tras la cancelación de las obligaciones contractuales se da en apego a los artículos 60, segundo párrafo y 62 fracción III de la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público, 102 de su Reglamento

Asimismo, instruye a los directores corporativos de administración, finanzas y jurídico a que apoyen el proceso de suspensión y/o terminación anticipada de los contratos, incluyendo mecanismos alternativos de solución de controversias, conciliaciones y procedimientos de liquidación apegándose a los principios de equidad, buena fe, transparencia y austeridad que marque la legislación.

En tanto, el senador y exgobernador del Estado de México, Eruviel Ávila Villegas afirmó que la cancelación del aeropuerto en Texcoco resulta lamentable, aunque adelantó en que su partido insistirá en la reconsideración de la decisión.

“El #NAIM traería a México mayores oportunidades de crecimiento, empleos e inversión. Es la obra de infraestructura más importante en la historia moderna de nuestro país y es lamentable que se haga oficial su cancelación. Seguiremos haciendo un llamado a reconsiderar esta decisión”, escribió Ávila en sus redes sociales.

El Nuevo Aeropuerto Internacional de México, fue anunciado el 3 de septiembre de 2014, por el entonces presidente Enrique Peña Nieto, con una inversión superior a los 120 mil millones de pesos, en una extensión de 4 mil 500 hectáreas, en terrenos del exlago de Texcoco, sin necesidad de expropiar tierras como ocurrió en el proyecto fallido de 2001, y con una capacidad de 50 millones de pasajeros.

De acuerdo al sexto informe de gobierno del presidente Peña Nieto, presentado el pasado mes de septiembre, el proyecto aeroportuario en Texcoco registraba un avance del 60 % en la construcción de las pistas, además de haber iniciado las obras principales como el edificio terminal de pasajeros, con un avance de 70 % en cimentación y 4 % en la estructura; la torre de control, con 21 %; la pista 2, con 63 %, y la pista 3, con 52 %.

El Aeropuerto en Texcoco se proyectaba como uno de los tres más grandes del mundo, para atender hasta 70 millones de pasajeros al año en su primera fase, y en su máximo desarrollo, a 125 millones de paseantes.

Con base en la información oficial, en cuatro años de construcción, el Nuevo Aeropuerto Internacional de México generó más de 46 mil empleos directos e indirectos, y se estima que generaría un total de 160 mil puestos de trabajo y, operando en su máximo desarrollo, esa cifra llegaría a 450 mil fuentes de empleo.

Desde su proyección hace más de cuatro años, el entonces dirigente de Morena, Andrés Manuel López Obrador mostró su rechazo absoluto a lo que consideraba un negocio multimillonario que sólo favorecía a las élites políticas y económicas del país. Y desde entonces, proyectó la posibilidad de habilitar la base aérea de la zona militar de Santa Lucía ubicada en Zumpango, para operar en paralelo con el actual aeropuerto Benito Juárez de la capital del país que adolece de una saturación de tránsito aéreo y de sus operaciones comerciales rutinarias.

En fechas recientes, al proyecto aeroportuario del centro del país, se ha incorporado la necesaria modernización de Aeropuerto Internacional de Toluca, para impulsar desde la capital mexiquense un crecimiento en la oferta de vuelos comerciales, que coadyuve a despresurizar la saturación del tráfico aéreo de la Ciudad de México.

 

Comentarios

comentarios