Inicio Sin categoría OFF THE RÉCORD

OFF THE RÉCORD

826

EruvielEruviel Ávila Villegas presentó su informe de los 100 días de gobierno. Según sus cuentas -con la simple entrega de lentes y zapatos ortopédicos en sus giras de trabajo- alcanzó el cumplimiento de 803 compromisos de los 6 mil que firmó a lo largo de su proselitismo que lo llevó a la gubernatura mexiquense. El mandatario estatal habría entregado un promedio de 8 compromisos por día, y aunque anunció que el reporte estaría disponible por Internet, el servidor de la página web no permitía el acceso hasta el cierre de esta edición.

 

Lo que es un escenario palpable, es que a 100 días de gobierno y 800 compromisos cumplidos de Eruviel Ávila, la realidad de más de 15 millones de mexiquenses no ha cambiado un ápice. El desempleo sigue registrando los niveles más altos a nivel nacional, pese a la creación de la Secretaría de Seguridad Ciudadana la criminalidad es creciente, en lo que va del año ya van 23 ejecutados, y la falta de oportunidades en la educación y la economía dista mucho de modificarse frente a lo prometido con “grandeza” por el hoy gobernador en turno, que pelea aún con los fantasmas de su antecesor Enrique Peña, de quien busca desmarcarse una y otra vez, sin conseguirlo.

 

Los compromisos que sí quedaron pendientes en la agenda de Eruviel Ávila, son los referentes a las componendas políticas. La resurrección del grupo montielista ha dejado en la orfandad a los cercanos a Alfredo del Mazo González y Emilio Chuayffet. Los “tolucos” siguen quejándose, al referir que con el triunfo de Eruviel, pareciera que ganó la oposición, al sentirse marginados y desplazados por el Valle de México. Dicen en tono de broma, que hubiera dado lo mismo que compitiera con la alianza opositora, si de cualquier forma hace y deshace con la administración que le heredaron. Su círculo cercano está feliz y pleno, apenas disfruta las mieles del poder.

————————

El PRI del Distrito Federal simplemente no ve la suya. La inminente candidatura de Isabel Miranda de Wallace para abanderar la causa del PAN por la Jefatura de Gobierno capitalino, ha puesto de cabeza el tinglado priísta para pensar siquiera en el segundo lugar de la contienda electoral. El liderazgo moral de Miranda de Wallace hace impensable un escenario de competencia para la tlaxcalteca Beatriz Paredes, ya que sería la única política en busca del voto, frente a los ciudadanos Mancera y Miranda de Wallace en el proselitismo del Distrito Federal de los próximos meses.

 

La contienda por el Distrito Federal tiene de un lado, al delfín político de Marcelo Ebrard -llamado Miguel Ángel Mancera- con el apoyo inconmensurable de Andrés Manuel López Obrador, para hacer de la elección de la capital del país, una elección de Estado, que le reditúe al tabasqueño en una copiosa votación para su causa presidencial. Del otro, el respaldo del calderonismo, que demostrará con ello, que su bandera de la seguridad nacional es más que simbólica, mientras que Miranda logrará unir a empresarios, movimientos sociales y hasta liderazgos académicos para sumar a su causa. Beatriz, arranca muy atrás, y sin estructura partidista que le ayude a levantar el entramado.

 

El impacto electoral, obviamente es para Beatriz, sino que lo resiente indirectamente Enrique Peña, que buscará en el efecto Peña penetrar en el electorado capitalino, que para su mala suerte es el mejor informado, y el que tiene más acceso a las redes sociales, donde dicho sea de paso, las preferencias electorales de Peña Nieto se desploman. Las cosas en la capital del país, no están fáciles para el priísmo, y mucho menos para el peñismo. Lo bueno que no hay cuatro candidatos, si no a pensar en el cuarto lugar.

 

Comentarios

comentarios