Inicio Destacados OFF THE RECORD 29-07-2020

OFF THE RECORD 29-07-2020

585

Toluca, Edomex; 29 de julio de 2020.- El programa denominado Salario Rosa, insignia del gobernador Alfredo Del Mazo favorece a 270 mil mujeres: apenas el 3 por ciento de la población femenina en la entidad, que alcanza alrededor de 9 millones de mexiquenses. A pesar de su promoción constante y su creciente presupuesto público, las beneficiarias son un universo muy reducido. Quienes se ven ahí representados, es un puñado, como para pensar que su impulso cambiará la aprobación de una gestión de gobierno.

Luego de mantener suspendido por más de cuatro meses los eventos públicos del Salario Rosa, ayer Del Mazo volvió al mismo esquema de entregar tarjetas de ayuda económica para amas de casa. El formato es repetitivo en términos de promoción gubernamental. Eric Sevilla enumera los beneficios del programa económico que no se ha dejado de entregar aún en tiempos de pandemia. Una beneficiaria conmueve a la audiencia con un agradecimiento al mandatario. El gobernador da a conocer las cifras más actualizadas del programa. Y el esquema se repite una, y otra, y otra, y otra vez.

A diferencia de los eventos relacionados con el Salario Rosa de hace cuatro meses, en esta ocasión la convocatoria es muy escasa. Apenas 50 amas de casa se distribuyen en el auditorio. Hasta antes de la pandemia, el área de giras y logística exigía una asistencia de al menos 3 mil mujeres beneficiarias. Hoy, cerca de 700 mujeres también reciben su tarjeta de manera virtual, conectadas por una videoconferencia. El contacto físico del gobernador con el padrón de favorecidas ya no existe como parte de las medidas sanitarias.

Paradójicamente, Del Mazo ha obtenido las mejores evaluaciones de aprobación ciudadana cuando menos eventos públicos ha realizado. En los últimos tres meses, el mandatario estatal ha logrado hasta un 30 por ciento de percepción positiva, derivado de su gestión política durante la pandemia de covid-19. No es casualidad, la toma de decisiones en el periodo de contingencia sanitaria involucra y representa al 100 por ciento de la población. No es una cuestión de promoción, sino de empatía con las necesidades de un mayor universo.

Regresar al Salario Rosa, no puede ser el retorno de la principal actividad pública del mandatario estatal, como ha ocurrido en los primeros años de su gobierno. La emergencia sanitaria cambió la normalidad social. Al interior de la estructura gubernamental también debería modificar su capacidad de gestión, mediante acciones en la que más mexiquenses se vean representados, identificados o beneficiados. La enseñanza está en las evidencias de su aprobación.

El Salario Rosa es una ayuda económica que respondió a una promesa electoral. Hoy se vuelve importante frente a las dificultades económicas. Sin embargo, a tres años de gobierno no puede ser vista como una panacea para las múltiples necesidades de una población tan diversa, que no se reduce exclusivamente a amas de casa en condición de pobreza.

Comentarios a [email protected]

Comentarios

comentarios