Inicio Off The Record OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

566
Compartir

Toluca, Edomex. 28 de diciembre de 2017.- Todos los partidos políticos con registro nacional irán en coalición para las elecciones federales y locales del año entrante. Es tanto el rechazo social a la clase gobernante, que a través de la suma de votos buscan arrebatar el triunfo electoral en la suma de alianzas. En adelante, lo interesante es cómo los partidos procesan y reparten las candidaturas de los cargos en juego. Todos van a ganar, hasta los más chicos.

En el priísmo mexiquense, Ernesto Nemer logró convencer a sus eternos aliados del Partido Verde y Nueva Alianza de ir juntos, de forma parcial, en las elecciones locales. Al que de plano “chamaquearon” fue al Partido Verde que le ofrecieron el distrito de Texcoco, principal bastión electoral de Morena e Higinio Martínez; mientras que Nueva Alianza decidirá al candidato en el distrito de Tenancingo, donde el SNTE tiene mínima presencia contra el SMSEM de Roberto Sánchez Pompa.

En la izquierda, bajo el mando de López Obrador, le han apostado al pragmatismo por encima de la doctrina partidista. La derrota de Delfina Gómez parece haber dejado una severa lección. Ahora, el partido de Andrés Manuel ha cedido espacios al PT y al PES en distritos donde tienen mayor presencia. Y en el extremo de lo inimaginable, ha favorecido las candidaturas de los expanistas Juan Rodolfo Sánchez y Gabriela Gamboa, en municipios altamente conservadores como Toluca y Metepec.

Entre panistas y perredistas, los fracasos electorales de los últimos ocho años los han obligado a sumar fuerzas, y buscar recuperar el terreno perdido. Hoy luchan contra sus propios fantasmas, y las decisiones cupulares que tanto daño les hicieron en las batallas electorales. A eso se suman los numerosos casos de corrupción, abuso de poder e impunidad que laceraron su rol de oposición. La elección del año entrante es su última oportunidad de recuperar el corredor azul y el cinturón amarillo.

—————————–

Hace siete años, como parte de su estrategia electoral, el priísta Eruviel Ávila repartió tarjetas denominadas “La Efectiva”, cuyo nombre bautizó una serie de programas sociales que sólo alcanzó a una de cada diez personas que recibieron la famosa tarjeta en plena campaña. En el año que termina, Alfredo del Mazo también distribuyó la tarjeta del “Salario Rosa”, que sólo beneficiará a 100 mil amas de casa mexiquenses en todo el estado. Ambas fueron una especie de “producto milagro” en un artilugio clientelar para afianzar sus preferencias electorales.

Para evitar falsas promesas, el Instituto Nacional Electoral había determinado un reglamento de campañas que prohibía de distribución de nuevas tarjetas en la elección del próximo año. Sin embargo, el Tribunal Electoral revirtió la decisión del INE, por considerar que se había extralimitado en sus funciones. Con esa última resolución, los partidos y candidatos estarán en condiciones de repartir más y más tarjetas de promesas sin cumplir, porque prometer no empobrece.

 

Comentarios a contacto@planamayor.com.mx

 

Comentarios

comentarios