Inicio Off The Record OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

1233
Violencia de género. La alerta en espera.

Toluca, Edomex. 27 de julio de 2016.- Este jueves se cumple un mes de haberse declarado la Alerta de Género en 11 municipios del Estado de México, pero con resultados desalentadores. Hasta mayo pasado, la procuraduría mexiquense registró 39 decesos relacionados con violencia de género, de los cuales 21 habrían ocurrido en los municipios donde se identificó la alerta de género. En general, se documentó un incremento del 30 por ciento de la violencia en agravio de las mujeres. El balance es negativo para el gobierno eruvielista.

De enero de 2015 a mayo de 2016 se contabilizaron 378 homicidios dolosos en contra de mujeres. La cifra es alarmante, inaceptable y dolorosa. Los esfuerzos institucionales por ahora son insuficientes. La violencia de género no es un tema que pueda abatirse con mera voluntad política, en tanto que se trata de un problema cultural arraigado en una profunda descomposición del tejido social. Hoy las mujeres mexiquenses, viven en un estado de derecho vulnerable y con nulas garantías de protección. Las justificaciones son inadmisibles.

El activismo de organizaciones feministas removerá las aspiraciones presidenciales de Eruviel Ávila ante su incapacidad por revertir la violencia de género. A pesar de contar con una subprocuraduría especializada, un consejo estatal de la mujer, el sistema estatal del DIF, y otras instituciones avocadas a la atención de las mujeres, la violencia no ha sido abatida. Aún más, lo que prevalece en medio de los feminicidios es un halo de impunidad insostenible, que fractura cualquier intento en el ejercicio de la ley.

————

lmirandaLuis Miranda es uno de los principales negociadores del gobierno peñista, y permanece como uno de los más importantes tomadores de decisiones desde la Segob. Su operación política rebasa incluso las facultades institucionales de su encargo. Por su escritorio se tratan lo mismo temas de gobernabilidad, electorales, educativos y laborales. Es artífice de las negociaciones con la CNTE y el SME, dos de los grupos más radicales frente a las acciones de gobierno. Ha suplantado desde su oficina el diálogo que debiera resolverse en otras dependencias, bajo la anuencia del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio; y el arropo del presidente Enrique Peña.

Miranda no sólo es el compañero de juego de golf del titular del Ejecutivo federal; es un secretario del interior de facto, con amplia capacidad de interlocución, por encima incluso de otros secretarios de Estado. Es, indudablemente, uno de los principales consejeros del peñismo en momentos de crisis. Su prevalencia en una de las oficinas más influyentes del gobierno actual, transita por su cercanía, su lealtad y su confianza con el presidente Peña.

La opinión de Luis Miranda será determinante al momento de ungir al próximo candidato a gobernador. Miranda juega en diversas pistas de la sucesión gubernamental. Es un hombre que influyó para que Carlos Iriarte llegará a dirigir el priísmo mexiquense. Cuando fue subsecretario general de gobierno, contó con la asesoría de Alfonso Navarrete, hoy encumbrado secretario del Trabajo. Con Ana Lilia, también tiene canales de entendimiento. Pese a su distanciamiento con el exgobernador Arturo Montiel, ahí residen sus lealtades y también sus afectos.

Comentarios a [email protected]

Comentarios

comentarios