Inicio Destacados OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

201

Toluca, Edomex; 25 de junio de 2020.- Hacia finales de 2017, el PRI nacional cambió distintas reglas en sus estatutos para abrirle la puerta a José Antonio Meade como candidato ciudadano. A propuesta de la exgobernadora de Yucatán, Ivonne Ortega Pacheco, la asamblea priísta determinó imponer un candado para evitar que los candidatos plurinominales lo fueran de forma consecutiva. De tal forma que quienes hayan sido diputados federales o locales por la vía plurinominal, en la siguiente elección que pretendan competir lo hagan por el voto directo de las urnas. Los estatutos siguen vigentes para eliminar el privilegio a “los mismos de siempre”.

En el caso mexiquense, Ana Lilia Herrera, Ernesto Nemer, Laura Barrera, Carlos Iriarte, Luis Miranda, Lorena Marín, Juan Millán, Brenda Aguilar, entre otros, que en su más reciente elección se aprovecharon de la posición plurinominal, deberán buscar el voto directo si aspiran a la competencia el año entrante. Habrá que ver si las élites priístas están dispuestas a invertir en campañas onerosas que no les tienen garantizado el triunfo.

En Ecatepec, el otrora bastión priísta, se advierte que el grupo eruvielista ha comenzado a reconstruir sus estructuras electorales. Si el escenario electoral es favorable para su causa, se advierte el regreso a las urnas del oaxaqueño, Erasto Martínez, el operador financiero del exgobernador mexiquense. Hasta hace un par de años, Isis Ávila -expresidenta del DIF estatal- también tenía sus aspiraciones electorales, pero debió abrir paso para que su progenitor se convirtiera en senador plurinominal.

Antorcha Campesina, el movimiento priísta que se ha convertido en un dolor de cabeza para el delmacismo, ha comenzado a ejercer una presión política para conservar sus espacios de poder como Chimalhuacán e Ixtapaluca. Pero, además, para ampliar esa influencia en otros municipios de la zona oriente. La disyuntiva es, dar mayor margen de maniobra a Tolentino y sus huestes, o preferir entregar a la oposición parcelas de poder que mermen la injerencia de los “antorchos” en la región oriente del estado.

—————————-

Ante la complejidad de la pandemia, la dirigencia nacional de Morena, encabezada por Alfonso Ramírez Cuellar ya explora la posibilidad de mantenerse en el encargo hasta pasadas las elecciones intermedias. Por la emergencia sanitaria, no existen condiciones para llevar a cabo el consejo nacional y la elección de un renovado Comité Ejecutivo Nacional. De confirmarse la especie, en los estados se estaría por ampliar el periodo de los actuales comités locales rumbo a la organización electoral.

En el Estado de México no hay una dirigencia formal. El último presidente morenista fue Horacio Duarte, hoy encargado del sistema de aduanas. El año pasado, sólo existió un duelo de sombras entre Higinio Martínez y Daniel Serrano, que debió cancelarse por la serie de irregularidades que inundó a Morena. Sin una dirigencia formal, quien llevaría mano para las próximas candidaturas será Higinio y su grupo, que ya impulsan el tema de la reelección para ratificar a los alcaldes y diputados con mayor capital político.

Comentarios a [email protected]

Comentarios

comentarios