Inicio Destacados OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

198

Toluca, Edomex; 24 de marzo de 2020.- La etapa crítica por el coronavirus está muy cerca. El gobierno de López Obrador ha reconocido que la Zona Metropolitana del Valle de México será la región donde el contagio avance con mayor velocidad. Esto debido al tamaño de su población. Por esa misma razón, los gobiernos federal, estatal y capitalino han optado por adelantar medidas más estrictas de distanciamiento social. La parálisis en las rutinas de las áreas urbanas cada vez será más notoria, pero algo debe subrayarse: la coordinación interinstitucional.

La cercanía geográfica y el tránsito de personas entre el Valle de México y el Valle de Toluca; así como ser la quinta zona más poblada del país, hace suponer que el área metropolitana de la capital mexiquense también atravesará por momentos críticos. Aquí también se ha determinado adelantar medidas drásticas que permitan contener el brote de contagio. El sistema hospitalario está sostenido de alfileres. Y más preocupante aún es que, seis de cada diez mexiquenses carecen de algún esquema de seguridad social.

La contingencia es tan inédita que sus acciones y plazos han tomado condiciones indefinidas. No hay certeza de cuándo se regresará a la normalidad. Los gobiernos buscan que la parálisis sea de corto tiempo. Un regreso a las rutinas para evitar un impacto negativo económico puede colapsar al sistema de salud. El coronavirus se ha convertido en un círculo vicioso plagado de contradicciones, que irremediablemente arrastrará a los gobiernos locales. El mal está hecho.

Las grandes empresas buscan realizar paros técnicos; reducir los salarios de sus trabajadores y conservar las utilidades de sus ventas y los empleos. Los pequeños negocios difícilmente podrán resistir a una suspensión de actividades que se prolongue más de dos semanas. De forma preocupante se debe asumir que muchos de estos podrían quebrar. Un cierre de microempresas puede generar en cascada una alta desocupación. Eso nadie lo desea y a nadie conviene.

————————

Alejandro Ozuna y Luis Donaldo Colosio.

Increíblemente, el aniversario luctuoso para la dirigente estatal del PRI, Alejandra del Moral pasó desapercibido en medio de la emergencia sanitaria. Ayer se cumplieron 26 años del magnicidio del candidato presidencial, y a través de sus redes sociales no hubo siquiera una mención para el político sonorense. El mártir de los priístas del siglo 21 ya no es políticamente rentable ¿Descuido u olvido?

En contraste, para quienes presumen de la renovación del priísmo mexiquense, basta con saber que desde entonces Alejandro Ozuna -hoy secretario general de gobierno- se mantiene vigente entre la clase gobernante del estado. Y por si fuese poco, pugnará fuertemente para que su hijo, Pepe Ozuna, tenga garantizado un lugar en los listados plurinominales del PRI mexiquense en la elección intermedia del año próximo. Ya no se querrá exponer a otra derrota electoral como la sufrida hace un par de años.

Comentarios a [email protected]

Comentarios

comentarios