Inicio Off The Record OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

2863

Toluca, Edomex. 18 de septiembre de 2017.- En el gabinete de Alfredo del Mazo se distingue un tren arrasador con todo lo que huela a Ecatepec. Como no se veía al menos en los últimos 30 años, ningún secretario repitió en la transición gubernamental. No sólo eso, en un primer diagnóstico de lectura política, Alfredo del Mazo no generó equilibrios con exgobernadores del estado. Del Mazo acaparó las áreas clave en la toma de decisiones, cedió otros espacios al presidente Peña Nieto y al compadre Luis Miranda. Con menos ascendencia, otorgó posiciones a Luis Videgaray y Ana Lilia Herrera.

Vamos por partes. Lo bueno, anticipa que Del Mazo está apostando a empoderar a una nueva generación política. El riesgo es que el emergente Grupo Huixquilucan, repita la vergonzosa e indecorosa historia del sexenio eruvielista, donde el Grupo Ecatepec concitó sus negocios e intereses en esa reducida minoría. Desde ahora, Del Mazo ha puesto su mirada en su futuro político, y en tener un grupo transexenal. Los dinosaurios que se han convertido en los mandos medios y superiores de los últimos sexenios deberán irse a la banca. Huxquilucan se apresta al asalto al poder público que despacha desde Toluca. El tesorero Rodrigo Jarque, el golondrino Juan Millán, el encargado de obra pública Alejandro Fernández Campillo, y hasta el responsable de la imagen, Francisco Sarmiento.

Agencia MVT / Mario Vazquez de la Torre.

Ahora bien, lo malo es que, algunos exgobernadores buscarán desestabilizar a Del Mazo. Las componendas del poder aguardan intereses ocultos que pueden ir más allá de la prevalencia de sus privilegios. Todo el gabinete en su conjunto, aguarda mantener su hegemonía, conservar sus negocios, incentivar a su grupo político y pugnar por la permanencia de su círculo en el poder. La batalla contra la corrupción se ve pérdida, con Javier Vargas, presente en la Contraloría Estatal en tiempos de la defenestración montielista por su patrimonio; Enrique Jacob defendiendo los intereses de los constructores de vivienda sobre la viabilidad urbana del estado; y un Gabriel O´Shea, muy bueno para el trasplante de córnea, pero incapaz de ver su fracaso en el seguro popular a nivel federal.

Lo peor, es que de entrada, en lo general se puede considerar que el equipo delmacista, no está compuesto por colaboradores especializados o profesionales de sus áreas. Muy por el contrario se trata de un gabinete de cuates, amigos y pagos de favores. La experiencia de Erick Sevilla no otorga luces sobre posibles logros en combate a la pobreza; Raymundo Martínez parece no preocuparse de las necesidades de movilidad y transporte público; mientras que Lorena Marín, más allá de destapar a Ana Lilia Herrera como senadora suplente, se desconocen méritos de su ascenso a la Secretaría de Turismo. Y así, en otros casos.

Un dato favorable, es que Del Mazo logró sacudirse presiones para no incorporar en la primera línea de decisiones a la dinastocracia mexiquense. Fuera de este primer círculo cercano han quedado Alfredo Baranda Sáenz, Ignacio Pichardo Lechuga, Ernesto Nemer Monroy y Gerardo Ruiz Dosal. Si Del Mazo impone su autoridad por encima de los intereses de grupo, ganará en el margen de control que necesita para legitimarse en el ejercicio del poder.

En resumen, Alfredo del Mazo ha dado golpes de autoridad para asumir el poder y la decisión de su gabinete. Pero Del Mazo, no sólo ha sorprendido para bien, también lo ha hecho para mal, con la inexperiencia de algunos, y el amiguismo de otros. Y es que en Los Pinos han querido gobernar el país como si fuera Toluca; y en el gobierno que concluyó aquí el viernes, gobernaron el Estado como si fuera Ecatepec. Alfredo tiene la tentación de cometer el mismo error y caer en un abismo, su propio abismo con dirección a la barranca de Hueyetlaco.

Comentarios a [email protected]

Comentarios

comentarios