Inicio Destacados OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

171

Toluca, Edomex; 13 de febrero de 2020.- No parece muy buena idea del PRI nacional su campaña de difusión identificada como “Échale la culpa al PRI”. La consigna podría hacer un eco muy negativo particularmente en aquellos estados o municipios gobernados por priístas. La baja aprobación que muestran diversas encuestas respecto del mexiquense Alfredo Del Mazo está directamente vinculado a su filiación partidista y a su cercanía con la clase gobernante del peñismo. Esa ecuación impide que el delmacismo pueda revertir una calificación negativa.

La campaña emprendida por la dirigencia nacional del PRI parece una consigna para estigmatizar a gobernadores, diputados, alcaldes y regidores. El PRI es, por mucho, el partido peor evaluado y con mayores índices de rechazo entre el electorado. No obstante, ahora sus espots son una declaración de culpabilidad en tiempos de desgracia política. Lozoya, Robles, Borge, Duarte, Yarrington y demás, son apenas un puñado de su culpa en la realidad nacional.

———————

En menos de tres meses, el Valle de Toluca ha sido testigo de la indignación social por los problemas que aquejan a los ciudadanos de a pie. La inseguridad, el desempleo, la precariedad salarial, la corrupción y otros males que se acumulan día a día. El enojo que hay en las calles se ha expresado con las pintas en el edificio de rectoría por el feminicidio de una profesora; y ayer con expresiones semejantes en la sede del Poder Legislativo en rechazo al tarifazo.

Las pintas en edificios públicos son la forma y no el fondo. En esencia, la sociedad está molesta con toda la clase gobernante por su incapacidad para resolver sus problemas cotidianos. No importa la alternancia del poder. En el Estado de México no hay, hasta el momento,  partido político que haga la diferencia. La protesta social ha ido al extremo con sus expresiones públicas. Las autoridades van por la salida fácil: estigmatizar las manifestaciones, y eso, extrapola más el enojo social.

——————–

A un año de las elecciones intermedias, el INE se ha convertido en el centro del debate. Vendrá una designación de cuatro nuevos consejeros electorales. Morena tiene las condiciones, los votos y las intenciones por imponer su mayoría legislativa en el consejo electoral. La oposición no podría mostrar resistencia ni uniendo todos sus esfuerzos o votos. Parte de los consejeros que se van fueron impulsados por el peñismo y el Pacto por México de hace siete años.

A pesar de la autonomía del INE, tener consejeros adversos políticamente, pondrá cuesta arriba la hazaña electoral de la oposición hacia los comicios intermedios. El PRI mexiquense lo tiene claro: su contienda se enfocará a las alcaldías y las diputaciones locales. En resumen, los diputados federales no serán su prioridad, solamente las candidaturas plurinominales.

Comentarios a [email protected]

Comentarios

comentarios