Inicio Off The Record OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

371
Compartir

Toluca, Edomex. 12 de marzo de 2019.- El PRI mexiquense comenzó con el pie izquierdo la renovación que anunció Del Mazo el sábado anterior. Sandra Méndez será la próxima dirigente de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares (CNOP) en el Estado de México. Exalcaldesa de Tultitlán una vez, y exlegisladora federal en dos ocasiones. Ayer cumplió con las formas de su registro. Una candidatura única que réplica las prácticas más nocivas y antidemocráticas del priísmo mexiquense. Méndez perdió la elección por la alcaldía en julio. En la primera oportunidad, las caras y las señales de siempre.

En próximos días, Sandra Méndez será ungida como dirigente de la CNOP estatal. Sus vínculos políticos se remontan al peñismo. En 2009, se convirtió en diputada federal, donde se volvió cercana a Luis Videgaray, y hasta auspició su aspiración por la gubernatura del canciller defenestrado. Forjó una amistad con Andrés Aguirre. Ambos se convirtieron en alcaldes en 2012. Y regresaron a San Lázaro tres años más tarde, donde conocieron a Alfredo Del Mazo, le prometieron lealtad, y hoy están refugiados en las carteras del PRI local. Por cierto, hay más gente en un partido del Necaxa en el Estadio Azteca que en el registro de Sandra Méndez ayer en la sede estatal priísta.

——————

En Tlalnepantla, el presidente municipal Raciel Pérez parece muy preocupado por auditar, denunciar y desacreditar a la administración priísta antepasada, que fue encabezada por Pablo Basáñez en el trienio 2013 – 2015. Pero en el trasfondo de cosas, el alcalde morenista está siendo azuzado por el priísta, Arturo Ugalde, quien también fue edil hace nueve años, y quien ha blindado políticamente a su hija, Denisse Ugalde, también alcadesa de Tlalnepantla hasta diciembre del año pasado. En síntesis, los ataques en contra de Basáñez se reducen a un fuego amigo entre quien se asume cacique de Tlalnepantla.

Los que saben, advierten que Arturo Ugalde y Raciel Pérez pactaron la elección de julio pasado, para favorecer el triunfo morenista y evitar cualquier auditoría a las gestiones del exdirigente priísta y de su hija, en dos periodos distintos. Y para dejar huella del pacto político, en enero pasado, Ricardo Santos Arreola, repitió en el cargo de tesorero municipal que desempeñó con Denisse. Hasta aquí la cuarta transformación parece una simulación pública, rebasada por las componendas privadas.

——————

En Ixtapan de la Sal, en julio pasado ganó el panista, Juan Antonio Pérez Quintero, pero en el fondo sólo usó a la derecha como trampolín político para su sueño electoral. A últimas fechas, el alcalde de Ixtapan de la Sal ha lanzado guiños hacia un movimiento de izquierda, cercano a Morena. Ayer por ejemplo, en horario laboral, Pérez Quintero acudió a un evento político organizado por una organización de izquierda en el Valle de Toluca, y seguramente no pidió licencia sin goce de sueldo. Hasta incurrió en una falta legal.

Apenas en febrero pasado, el dirigente del PAN estatal, Jorge Inzunza Armas amagó con hacer una limpia de posibles traidores al partido, particularmente aquellos que fueron candidatos o son funcionarios en gobiernos morenistas. Pero será indispensable que Inzunza comience una revisión interna, porque al menos por los rumbos de Ixtapan de la Sal, el alcalde panista ya no le ve mucho futuro a la derecha mexiquense.

Comentarios a contacto@planamayor.com.mx

Comentarios

comentarios