Inicio Off The Record OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

300
Compartir

Toluca, Edomex. 09 de octubre de 2018.- Ya son varios los guiños que lanza Andrés Manuel López Obrador hacia la clase gobernante mexiquense, particularmente al Grupo Atlacomulco, con cuyas élites políticas estuvo confrontado en los últimos seis años. Tras resultar ganador, en un discurso más conciliador, el presidente electo no sólo advierte una transición tersa, sino que además ha mostrado disposición para completar proyectos de infraestructura que benefician al estado, a sus grupos empresariales y a su clase política.

El tren suburbano México – Toluca, enfrenta vericuetos legales y resistencias sociales, pero Andrés Manuel ha comprometido que la obra se concluirá. Quizá esté en funcionamiento en un par de años más. Es una obra que pretende mayor conectividad y mejorar la movilidad entre la capital del país con la capital mexiquense. En esencia, es un proyecto que favorece a los afectos políticos del peñismo. La inversión ha estado observada por un incremento en los costos. Pese a todo, López Obrador ha dado su visto bueno.

La gran controversia se concentra en el Aeropuerto Internacional de México que se edifica en Texcoco. Un proyecto diseñado desde el sexenio montielista, cuando el entonces mandatario mandó a imprimir las placas del transporte con un avión en el horizonte. La definición lopezobradorista está abierta a una consulta ciudadana. Sin embargo, el presidente electo ha mesurado su discurso de rechazo absoluto a la terminal aérea. Ahora, busca alternativas para su conclusión, que involucre una inversión privada.

Ayer mismo, López Obrador apuntó al aeropuerto de Toluca, como una alternativa para aminorar el tráfico aéreo de la Ciudad de México para los próximos seis años. Lo que parece inmediato, es que aquí también se deberán buscar inversiones para modernizar y potenciar los vuelos comerciales desde la capital mexiquense. La promoción de la terminal aérea toluqueña fue un proyecto de la gubernatura peñista, que se abandonó en el pasado sexenio. El aeropuerto de Toluca deberá dejar el letargo en el nuevo gobierno.

——————–

La visita de Claudia Ruiz Massieu a Toluca pasó desapercibida para la mayoría de la militancia priísta. Ahí estuvo Ernesto Nemer que tiene los días contados en la dirigencia estatal. Claudia mostró sus afectos por Lorena Cruz, quien fracasó en su intento por una senaduría plurinominal, y desde hace algunas semanas funge como secretaria general adjunta. Estuvieron algunos presidentes y regidores electos, pero no la militancia de a pie. Hubo espacio para la autocrítica, pero sobre todo respaldo al primer priísta del estado, Alfredo Del Mazo.

La gran ausencia fue del exgobernador y excandidato a senador, César Camacho Quiroz. Sigue lastimado por la derrota electoral. En contraparte, Alejandra del Moral, que también sucumbió en las urnas, ocupó un lugar secundario, pero encabezó uno de los discursos de mayor reflexión. Un mensaje de guerra que le permitió conectar con la militancia desde la campaña de 2017. Su video se hizo viral en redes sociales por encima de cualquier posicionamiento de Claudia o de Ernesto. Permanecerá en el priísmo, dijo, pese a los tiempos aciagos.

Comentarios a contacto@planamayor.com.mx

Comentarios

comentarios