Inicio Destacados OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

1146

Toluca, Edomex; 8 de junio de 2020.- El PRI ya alista su maquinaria electoral. Cualquier escenario previsto para los comicios de 2021 significará un avance respecto de la elección presidencial. Por muy mal que vayan las cosas, el priísmo ganará más de 21 ayuntamientos, tres distritos federales y uno local. Sin embargo, salvo Chimalhuacán e Ixtapaluca -dominados por Antorcha-, el tricolor tendrá muy pocas posibilidades en municipios urbanos.

Ana Lilia Herrera -arropada por el eruvielismo- apuesta a convertirse en diputada local por mayoría en Metepec. Por eso su presencia constante en Chapultepec y San Mateo Atenco. Desde esa posición aspira a la coordinación de la bancada priísta en la Legislatura mexiquense. Enfrente, podría competirle Ricardo Aguilar, por el distrito de Jilotepec, para hacerle contrapeso al grupo de Ecatepec en la Poder Legislativo estatal.

Y nadie descarta que del círculo delmacista, a través de la vía plurinominal, se favorezca a Miguel Ángel Torres o Alejandro Fernández para ir a la Cámara local y ser el o los operadores legislativos del mandatario estatal.

En San Lázaro, todo apunta a que ya existen amarrados dos curules plurinominales para el PRI mexiquense: Alejandra del Moral, quien ahora jugaría a la segura. La izcallense ya no quiere otra derrota en su hoja personal. Y como moneda de cambio, Alejandro Ozuna abogaría por su hijo Pepe Ozuna -quien también perdió hace dos años-. La Secretaría General de Gobierno quedaría vacante hacia finales del año cuando sea superada la emergencia sanitaria.

En esa secuencia, Del Moral podría abandonar la dirigencia partidista. Y el delmacismo deberá preparar el terreno electoral con otro presidente del priísmo hacia finales del año próximo, cuando restarán 18 meses para la elección de gobernador.

También en los listados plurinominales, se podría dar como un hecho a Mariano Camacho, hijo del exgobernador con mayor peso político en el delmacismo; además de algún personaje del circulo rojo del expresidente Enrique Peña Nieto, como Jorge Corona, Francisco Guzmán o Erwin Lino para que comiencen a consolidar su carrera política propia.

Los alcaldes que se reeligieron en 2018, ahora deberán ir a las urnas, pero en busca de otro cargo de elección: Mario Santana -alcalde de Villa Victoria- peleará la diputación local con sede en Valle de Bravo. Julio César Serrano -alcalde de San Mateo Atenco- competiría por la diputación federal de Metepec.

A pesar de que Toluca tiene al PRI arrumbado en tercer lugar, hay quienes aspiran a la alcaldía de la capital mexiquense. Por un lado, Guillermo Legorreta construye su candidatura desde la subsecretaría de Educación. En la acera de enfrente, Omar Velázquez, quien fue operador delmacista en la campaña de Alejandro Moreno por la dirigencia nacional priísta o bien, la titular del Consejo Estatal de Mujeres, Melissa Vargas, quien se ha hecho del afecto del gobernador. La regidora Paola Jiménez tiene en la bolsa una candidatura a la legislatura local. Las posibilidades son escasas; aquí, en un año la disputa será entre Morena y Acción Nacional por los distritos locales.

La apuesta del PRI no puede ser menor a 60 municipios. De los municipios densamente poblados tiene la mira puesta en Coacalco y Tecámac, donde Morena no ha dado buenos resultados. De la zona oriente, los esfuerzos se concentran en La Paz, Chalco, Valle de Chalco y Chicoloapan. El resto sólo un golpe de suerte, un puñado de buenos candidatos y carretadas de dinero, podrían hacer el milagro para la suerte priísta.

Las posibilidades de ganar se concentran en el norte y sur del estado. A tres años de distancia, Atlacomulco y la comarca podrían pintarse de rojo. Y con ello, también apoderarse de más distritos locales, que le permitan un mayor margen de gobernabilidad para Del Mazo en el último tercio de su mandato.

Comentarios a [email protected]

Comentarios

comentarios