Inicio Off The Record OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

100
Compartir

Toluca, Edomex. 08 de noviembre de 2018.- La coordinación metropolitana entre el Estado de México y la Ciudad de México ha sido una encomienda pendiente atribuible a las ambiciones políticas de sus gobernantes. Ayer, Alfredo Del Mazo y Claudia Sheinbaum se reunieron, se tomaron la foto, y prometieron por enésima ocasión trabajar conjuntamente, aun cuando tienen rutas paralelas que difícilmente empalmarán. En medio del caos de la gran metrópoli, que no distingue fronteras geográficas ni diferencias ideológicas, quedan los desafíos de movilidad, seguridad, medio ambiente, entre otros.

En las últimas dos décadas, el poder público de la entidad mexiquense y la capital del país sólo han alentado aspiraciones electorales de sus gobernantes. Hace veinte años, Arturo Montiel y el hoy presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, libraron diferendos, que incluso llegaron a litigios en materia de agua potable y basura. Montiel apoyaba los impulsos del desafuero del tabasqueño.

Los sucesores de ambos, Enrique Peña Nieto -a la postre presidente de México- y Marcelo Ebrard -a quien se le atribuye parte de la investigación de la Casa Blanca-, simularon mayor cordialidad, pero alimentada por sus propias ambiciones. Avances hubo pocos, sobre todo de infraestructura.

En el pasado reciente, Eruviel Ávila y Miguel Ángel Mancera abandonaron la agenda metropolitana. En seis años de gobierno, ninguno mostró mínimo interés por una tarea común. Ambos debieron renunciar a sus sueños presidenciales, para conformarse con senadurías plurinominales.

A partir de diciembre, Del Mazo enfrentará una nueva realidad, y deberá asumirse como un gobernador de oposición frente al primer gobierno federal de izquierda. Sheinbaum, por su parte, como la primera mujer electa jefa de gobierno, tendrá en Los Pinos a su jefe político, integrante de su mismo partido. Alfredo perdió ya la batalla de Texcoco; Sheinbaum defendió la permanencia del actual aeropuerto como una fuente de empleos para los capitalinos. El primero vive la debacle de su partido y de su grupo; la segunda, el auge, la cúspide y el empoderamiento de su círculo de poder.

Del Mazo es un hombre formado en los círculos políticos del priísmo. Creció en la Casa Estado de México cuando su padre era gobernador. Su aspiración natural es el ascenso al poder político. Sheinbaum, es una académica e investigadora universitaria. Reclutada por López Obrador hace casi dos décadas. Ha logrado imponerse a las élites políticas en su andar político. Su aspiración le marca mayores limitaciones frente al gabinete lopezobradorista.

El escenario tendencial anticipa una relación tensa, de muchas restricciones financieras, políticas y sociales. La coordinación metropolitana podría limitarse a más fotos, reuniones y discursos. Del Mazo y Sheinbaum tendrán muy buenas intenciones, pero sus propósitos políticos, electorales y hasta personales, se contraponen al trabajo conjunto.

El gobernador Alfredo Del Mazo también sostuvo en la tarde noche una reunión con el próximo secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú para iniciar el diálogo y los acuerdos sobre lo que se hará en el Aeropuerto Internacional de Toluca para que deje de ser un elefante blanco y se convierta en una alternativa real que ayude a la despresurización del saturado aeropuerto Benito Juárez de la Ciudad de México.

Nada se supo de los acuerdos pero si se adelantó que será el primero de muchos encuentros que tendrá el mandatario antes de que finalice el año con Jimenez Espriú, con la finalidad de que de inmediato se comience a reactivar la terminal aérea de Toluca.

Esto también implicará acelerar la construcción del Tren Interurbano México-Toluca, pues la idea es tenerlo listo en el segundo semestre del 2019, para iniciar la etapa de pruebas.

El Tren México -Toluca será fundamental para acercar a la capital del país los servicios del actual aeropuerto de la capital mexiquense.

 

Comentarios a contacto@planamayor.com.mx

Comentarios

comentarios