Inicio Destacados OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

160

Toluca, Edomex; 3 de octubre de 2019.- El problema no se concentra en que el Gobierno del Estado de México busque autorización para endeudarse por mil 900 millones de pesos. Está en su derecho como un mecanismo de financiamiento a la obra pública. Lo verdaderamente grave es que los procesos se hagan de manera opaca y con tanto sigilo que sólo alimenta la sospecha. Parece que el tema estuvo vetado durante la comparecencia de Rodrigo Jarque, para minutos más tarde citar a comisión y dar luz verde a la petición del Poder Ejecutivo.

En Morena hay posturas divididas porque saben que aprobar una deuda sin expedientes técnicos, los sometería a posibles sanciones partidistas y a críticas de la opinión pública. Sin embargo, quienes han avalado facilitar el endeudamiento podrían imponerse en el pleno legislativo. Del Mazo tiene en la bolsa recursos adicionales para desarrollar infraestructura pública. El tiempo se acorta porque esa deuda está contemplada en el gasto público de este 2019.

——————–

La desaparición de mujeres ha decretado una nueva alerta de género. No es un asunto para presumir, pero ahí también el Estado de México está en los primeros lugares. No es un tema novedoso, porque las cifras aportadas se remiten a los últimos cinco años. No puede justificarse como casos aislados porque afecta a miles. Las mujeres, de acuerdo con los porcentajes de desaparición, están más inseguras y vulnerables en el estado, en comparación con la media nacional.

¡Vaya complejidad! Colectivos de mujeres advirtieron hace algunos meses la falta de avances por la primera Alerta de Violencia de Género derivado de la disrupción que implican los cambios de gobierno: el estatal y los municipales. Y cuando apenas se retoman acciones para atender el fenómeno de los feminicidios, las desapariciones explotan como una bomba en las oficinas del poder público: incluye al Ejecutivo, al Legislativo y a siete municipios.

————————

En el PRI mexiquense no entienden que no entienden. Esos muchachos que pedían democracia hace algunos meses, han preferido ser comparsas de una dirigencia que les impuso a su líder  Christian Quintana. De la noche a la mañana, los candidatos que exigían una consulta a la base, han asumido el “dedazo” como la mejor forma de ascender escalones en el priísmo. Las componendas han zanjado cualquier diferencia y sepultado la inconformidad.

De esa forma: Alfredo Álvarez y Andrea Sánchez ya encabezan la Juventud Popular. En unas semanas, Monserrat Ortiz asumirá el liderazgo de la Chaviza Revolucionaria. Y aunque Alline Pérez ya es secretaria general del comité municipal de Tultitlán, acaricia la idea de convertirse en la dirigente de la Juventud Territorial. Y así, todos contentos en un partido que impone sus reglas para cumplirle caprichos a sus nuevas generaciones.

Comentarios a [email protected]

Comentarios

comentarios