Inicio Juega Conmigo Llegó el Buen fin

Llegó el Buen fin

509

Por Juan Carlos Cartagena Abaurre

Justo en la semana de las ofertas que no son ofertas, previo a la compra masiva de productos innecesarios, llega una oportunidad más para Toluca, una oferta de viernes para salir de la mala racha, sin embargo habrá que leer las letras chiquitas para no endeudarse más con su afición. Los Diablos, tal como les sucedió el torneo pasado suman un triunfo en 8 partidos, un cierre que debería preocupar, pero sobre todo ocupar al club.

El rival
“El Puebla de Larcamón” pasó problemas al inicio del torneo para sobreponerse a las bajas de Omar Fernández y Ormeño, sin embargo llega al duelo de este viernes con 4 triunfos en sus últimos 6 compromisos, racha que puso a la franja en zona de clasificación. Otro plus, ha sido el trabajo defensivo, ya que han recibido un solo gol en 4 juegos.

Un hospital
Toluca ha tenido en las lesiones a otro rival, semana tras semana se siguen sumando bajas por algún tema físico. Tras el juego vs León, Pedro Alexis Canelo salió con problema muscular, mientras que Michel Estrada estuvo en observación. A estos nombres agreguemos a García, Samudio, Salinas y Pardo que también recientemente pasaron por lesiones. De los anteriores sólo Braian salió de la lesión. En el caso del guardameta, parece recuperado sin embargo Gustavo Gutiérrez lo ha hecho tan bien que darle este partido es lógico para no adelantar su proceso. Con Canelo desafortunadamente la semana corta le daba pocas opciones para ser tomado en cuenta y no hizo el viaje . El posible 11 sería con: Gus, Dedos, Vanegas, Haret, Rodríguez, Baeza, Gallo, Kevin, Rubens, Samudio e Ian.

La clave
Antes de pasar a lo futbolístico es necesario hablar de actitud. Si Toluca quiere ganar en Puebla necesita mejorar la actitud en conjunto, y esto no solo tiene que ver con la cancha, sino con la mentalidad que se les provoca. Toluca lleva 7 jornadas sin exigirse, sin autocrítica y eso es su principal obstáculo, aceptar que no se están haciendo las cosas bien. Recalco esta parte porque Puebla ha sido todo lo contrario, con una plantilla muy limitada, aunque con mejor actitud, está en zona de clasificación y cerrando bien.

Ya hablando del trabajo cancha, aunque el dibujo táctico de ambos equipos es diferente, ambos son cuadros que esperan al rival para después atacarlos en campo largo. Contra Santos, Toluca tuvo sus mejores 45 minutos de los últimos 7 partidos, cuando en la segunda mitad hubo velocidad en el desdoble; en aquel juego Chávez y Canelo fueron claves aún sin la presencia de Sambueza. Para este viernes se toparán un equipo mejor colocado en defensa pero más endeble en los duelos por velocidad. Los choriceros tienen la misión de provocar espacios ya sea por individualidades o esperar a los camoteros y luego ser más directos en su ataque, para esto último es indispensable ejecutar más rápido y retener menos el balón cuando se tome mal parado a la Franja.

Ojo ahí
Si Puebla gana por dos goles superaría a Toluca en la tabla general y dejaría a los Diablos expuestos ante Monterrey, Santos y Cruz Azul para ser enviado abajo de los 8 primeros.

Eso sí, un triunfo dejaría a Toluca momentáneamente en zona de calificación directa, esperando lo que dejen de hacer Tigres y León en sus respectivos juegos.

Último para sumar en cociente
Otro valor agregado para ir por el triunfo es el cociente. El de este viernes es el último partido contable del torneo para el tema de la multa. La mala racha de Toluca, ha sido superada por la de San Luis que ya está de nuevo involucrado. A Toluca le urge ganar, de lo contrario queda expuesto ante los Potosinos y el Necaxa.

¿Qué pasó ahí?
Los Poblanos le han metido de a 4 goles a Toluca en sus últimos dos partidos 4-1 en el Cuauhtémoc y el loco 4-4 del Nemesio Diez, aquel empate de último minuto que solo de acordarme hago bilis. Atrás ha quedado la época donde los poblanos sufrían, ya sea en la bombonera o en la Angelópolis. Recuerdo en 2000 una serie de cuartos de final que terminó 9-0 favorable a los rojos. Hace falta volver a tener esa autoridad e infundir miedo en los rivales.

Conclusión
Para ser hay que parecer. Un equipo como Toluca, un aspirante al título, no puede cumplir sus objetivos o al menos creer que los puede lograr, cuando tiene 7 partidos sin ganar, dispara una vez a puerta y lo peor, no parece estar dispuesto a cambiar. Antes de la inminente fase final en la que Toluca va a estar, los Diablos reciben del benévolo torneo otra oportunidad más para no cerrar cómo el equipo clasificado con peor racha.

Hoy Toluca dejó de controlar su destino para calificar directo, vive como en serpientes y escaleras, un buen paso lo trepa y le da privilegios; una mala tirada del dado, lo deja en la cola de clasificados. Que el buen fin traiga una oferta para recuperar el fútbol.
Gracias por leerme y jugar conmigo.

Comentarios

comentarios