Inicio Noticias En un año de gestión, la Legislatura del Edomex ya es contrapeso...

En un año de gestión, la Legislatura del Edomex ya es contrapeso del Poder Ejecutivo

234
Foto Crisanta Espinoza, Agencia MVT

Israel Dávila

Toluca, Edomex 4 de septiembre del 2019.- La LX Legislatura del Estado de México cumple este jueves un año de gestión. A doce meses de haber iniciado sus funciones, la mayoría conformada por Morena y sus aliados del PT, PES y los diputados independientes, han logrado que este poder sea un verdadero contrapeso al Ejecutivo, pues durante décadas el Legislativo estuvo supeditado a los designios del gobernador en turno.

Por primera vez en la historia, el gobernador ya no fue el gran legislador. Ahora son los grupos parlamentarios quienes marcan la agenda al interior del Congreso y quienes presentan más iniciativas. En antaño, el Ejecutivo era quien enviaba, en promedio, el 90 por ciento de las iniciativas que se aprobaban en el Legislativo.

También se ha impreso un nuevo ritmo de trabajo. La legislatura sesiona dos veces por semana y no una, como era costumbre bajo el dominio priísta. El trabajo de comisiones se hizo público y constante, pues en las últimas dos Legislaturas, las comisiones de dictamen solo eran una oficialía de partes para aprobar las iniciativas turnadas por el gobernador, o bien, un dique para obstruir iniciativas de la oposición.

Y aunque paradójicamente existe más apertura y acceso a los legisladores y a sus propuestas, aún existen resistencias en el Congreso, pues recientemente el comité de transparencia catalogó como “confidenciales” las declaraciones patrimoniales, fiscales y de intereses de los 75 diputados que conforman la actual legislatura, por lo que no es posible acceder a ellas.

Cambió la correlación de fuerzas

Desde mediados de la década de los noventa, el Estado de México se abrió a la pluralidad partidista. La oposición conformada por el PAN, PRD y PT, principalmente, llegó a tener más diputados que el PRI en varias Legislaturas, pero el control del Congreso siempre lo mantuvo el tricolor para garantizarle gobernabilidad al Ejecutivo.

Los resultados electorales del año pasado cambiaron radicalmente la correlación de fuerzas en el estado y en la Legislatura. Morena por sí mismo alcanzó el número de diputados (38) para tener una mayoría simple que le permitía aprobar cualquier modificación legal. En caso de requerir de mayoría calificada, Morena alcanza los votos suficientes con sus aliados para aprobar, incluso, reformas de orden constitucional.

Pese a ello, la política emprendida por el coordinador de Morena, Maurilio Hernández, ha sido la de alcanzar acuerdos con otras fuerzas para no recurrir al mayoriteo o la imposición. Por su parte, PAN, PRD y PRI han reconocido esta política y ahora no impedirán que Maurilio se reelija al frente de la Junta de Coordinación Política.

También ha sido vital que Morena se haya mantenido cohesionado y compacto para evitar fracturas que le minaran poder dentro del Legislativo.

Diputados que cambian bandera

El primer año de la Legislatura no estuvo exento de movimientos al interior de los grupos parlamentarios. Morena que arrancó con 38 legisladores, hoy solo tiene 36, pues dos de sus diputadas emigraron; Claudia Cerón al PRD, donde había militado por años, y Crista Amanda Spohn Gotzel, al PT.

El PT que arrancó con 9 diputados ahora solo tiene 8. Primero Julieta Villalpando emigró al PES y se convirtió en coordinadora de ese partido y luego Javier González Zepeda se fue al PAN, donde inició su carrera política.

El PES que comenzó la legislatura con 5 diputados ahora solo tiene 2, pues cuatro legisladores renunciaron al partido y se declararon independientes, al no estar de acuerdo con su dirigencia nacional que les impuso a Julieta Villalpando como coordinadora. Así fue que Carlos Loman, Felipa Arias, Rosa María Pineda Campos y Juan Carlos Ibarra Soto, formaron un grupo parlamentario independiente, que sigue siendo aliado a Morena.

El PAN que arrancó con 7 legisladores, ahora tiene 8 por la llegada de Javier González Zepeda; el PRD que inició con 2, ahora tiene 3 con la llegada de Claudia Cerón.

Los únicos que se mantienen igual que como arrancaron la legislatura son el PVEM con dos diputados y el PRI con 12, aunque el tricolor hizo solicitar licencia definitiva a Rodolfo Jardón, al segundo día de la legislatura para que pudiera entrar su suplente, Miguel Sámano, quien es el coordinador parlamentario de este partido.

Los cambios y las reformas logradas.

En el primer año de esta Legislatura dominada por Morena se concretaron cambios importantes. Se derogó la nueva Ley de Seguridad Social que había aprobado la mayoría priísta semanas antes de concluir la anterior Legislatura; también se terminó con la carrera de Fernando Baz como auditor superior del Estado de México, que llevaba más de diez años en el cargo y era muy cercano al exgobernador y expresidente Enrique Peña Nieto y se aprobaron reformas para acabar con los privilegios de los exgobernadores mexiquenses. De paso en el presupuesto de egresos desapareció  el Programa de Apoyo a la Comunidad (PAC) mediante el cual, cada diputado accedía a dos y medio millones de pesos anuales del presupuesto de la Secretaría de Finanzas del gobierno del estado  y por primera vez no se aprobó el informe de la Cuenta Pública 2017, pues se tuvieron dudas sobre el manejo de los recursos durante ese ejercicio fiscal y se ordenó a continuar con las auditorías.

Los pendientes

También muchas iniciativas quedaron pendientes, entre ellas, las de eliminar el fuero, reformas al Código Penal para legalizar la interrupción del embarazo antes de las 12 semanas de gestación y reformas al Código Civil para legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo. Estas iniciativas causaron polémica y hubo presiones de la jerarquía eclesiástica para que no fueran aprobadas.

También está pendiente la aprobación de la nueva Ley para la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM) donde existen dos propuestas –una de la propia UAEM y otra de académicos vinculados a Morena-; la conformación de una nueva Ley de Seguridad Social que le dé viabilidad financiera al Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (ISSEMYM) que en la actualidad se elabora en conjunto por diputados, gobierno y burócratas.

Otros pendientes son las reformas al Código Electoral para reducir el financiamiento público de partidos y reformas a la Ley Orgánica del Poder Judicial para acabar con privilegios de magistrados en retiro y reducir el plazo de nombramiento de los magistrados.

Del Ejecutivo están pendientes de aprobación iniciativas para autorizar la construcción de dos centros penitenciarios bajo el esquema de Asociaciones Público Privadas, y autorización para la contratación de endeudamiento por más de mil 900 millones de pesos para hacer obra pública. Además reformas al diversos ordenamientos legales para homologar la legislación estatal con la federal en materia laboral, donde se plantea desaparecer las juntas de conciliación y arbitraje y crear en su lugar tribunales laborales que dependerán del Poder Judicial.

Exhortos llamados a misa

Esta Legislatura también ha recurrido continuamente a la aprobación de exhortos dirigidos a diversas instancias públicas para que atienden problemáticas o proporcionen información a la Legislatura.

Gran parte de los exhortos han sido dirigidos al gobernador del estado y sus secretarios para la aclaración de datos o información relacionada con temas puntuales que están dentro de la agenda pública.

En un año no se han dado a conocer las respuestas a estos exhortos que ha enviado la legislatura a diversas instancias sobre todo solicitando información.

En muchas ocasiones, la información solicitada se entrega en reuniones de trabajo que continuamente tienen los legisladores y grupos parlamentarios con los miembros del gabinete estatal, quienes continuamente están atendiendo llamados para reuniones, en su mayoría privadas o giras de trabajo.

Visibilizar temas incómodos

También la actual Legislatura se ha caracterizado por visibilizar algunas problemáticas que en antaño se escondían o no se reconocían, como el feminicidio y la violencia de género; las desapariciones, los matrimonios igualitarios y temas relacionados con derechos humanos y libertades que han puesto en la palestra, especialmente las mujeres diputadas.

Comentarios

comentarios