Inicio El Manual de Maquiavelo El Manual de Maquiavelo 23-04-2021

El Manual de Maquiavelo 23-04-2021

326

Francisco Ledesma / La excepción romperá la regla

Las elecciones intermedias han sido acostumbradamente el barco de salvación priísta de los últimos veinte años para retener la gubernatura del Estado de México; a una semana de iniciar las campañas electorales, el PRI local enfrenta el escenario postpresidencial más adverso, cuyas encuestas son tan desfavorables que todo apunta la excepción romperá la regla.

En el año 2003, el maquiavelismo montielista de inicios de siglo, planeó separar la elección local de la federal, luego de la hecatombe foxista que arrasó en los comicios presidenciales del año 2000. Noqueado en las urnas, el priísmo estableció que los comicios intermedios serían en el mes de marzo -y no en el mes de julio-, y con ello desincentivar la participación ciudadana, y recuperar el terreno perdido con el impulso de sus estructuras electorales tradicionales.

Bajo el liderazgo de Isidro Pastor, el priísmo pactó su primera alianza electoral histórica de la mano del Partido Verde, y avanzó sustancialmente en el terreno político respecto de la elección de tres años antes. El objetivo se consiguió, el PRI ganó 75 ayuntamientos, seis municipios más que en 2000; además de recuperar la bancada más numerosa con 24 diputados locales.

El panismo retrocedió de 30 a 22 municipios, y redujo su presencia legislativa, al pasar de 29 diputados -en la bancada dividida por el priísmo-, a una fracción de 23 legisladores, en un Congreso local ya fragmentado en tercios.

Seis años más tarde, el peñismo enfrentaba la reivindicación de su mandato. Atrás había quedado una elección presidencial para el olvido, en la cual el priísmo sucumbió a la tercera fuerza electoral con el desgaste de Roberto Madrazo.

En 2009, el priísmo, entonces dirigido por Ricardo Aguilar, dispuso de candidatos de peso completo, y su tradicional alianza electoral con el Partido Verde, y para ese momento ya había sumado a Nueva Alianza. El avance fue sustancial en los bastiones electorales del PAN y del PRD, cuyo dominio se había extendido por los últimos 15 años. El PRI mexiquense se impuso en 97 ayuntamientos, muy por encima de los 54 conseguidos en marzo de 2006. Y alcanzó 39 diputados locales, todos de mayoría, y el control absoluto de la legislatura estatal.

El PAN se quedó con un triunfo reducido en 13 municipios y el PRD en 7 ayuntamientos. El retroceso fue evidente y preocupante para su causa política.

En 2015, el PRI compitió con el Partido Verde de manera parcial. El peñismo dominaba la escena política desde Los Pinos, pero ya adolecía el desgaste del poder presidencial. A diferencia de 2003 y 2009, en esa elección intermedia, el priísmo mexiquense retrocedió en el dominio de las parcelas políticas, aunque todavía mostraba su hegemonía en el principal bastión electoral del país.

El PRI local ganó en 84 municipios y 34 distritos locales. Encabezado por Carlos Iriarte, caminó en reversa respecto de los 94 ayuntamientos y los 39 distritos que había conseguido en la elección presidencial que llevó a Enrique Peña a Los Pinos.

Esos fueron los primeros comicios para el Movimiento de Regeneración Nacional como partido de nueva creación, que apenas ganó un diputado federal, un diputado local y la presidencia municipal de Texcoco. Tres años más tarde, ganará la presidencia de la república, y arrasará en 54 municipios mexiquenses.

Hoy, muy a pesar de la alianza con PAN y PRD, el escenario para el priísmo estatal no resulta alentador, pues difícilmente partirá la legislatura a tercios para recuperar el control legislativo, y más complejo será reivindicar su hegemonía en los municipios, de los cuales apenas gobierna en 21 ayuntamientos.

La excepción de 2021, podría romper la regla de las elecciones intermedias.

La tenebra

El PRI diseñó las reglas de campañas electorales cortas cuando dominaba las estructuras electorales y mantenía la hegemonía en las urnas. A la distancia, el karma lo alcanzó, y 40 días serán insuficientes para revertir las tendencias y las encuestas.

Comentarios

comentarios