Inicio El Manual de Maquiavelo El Manual de Maquiavelo 16-10-2020

El Manual de Maquiavelo 16-10-2020

62

Francisco Ledesma / El fantasma del PRD en Morena

La amenaza de que Morena adquiera en un corto plazo las más viejas y nocivas prácticas del PRD abre la posibilidad a la ruptura interna, el descrédito social y el resquebrajamiento electoral, muy por encima de la intención del voto que les arrastra el liderazgo vigente de su fundador, el presidente López Obrador.

Hace apenas cinco años, Morena tuvo su primera participación electoral. En el Estado de México tuvo una participación muy discreta. Ganó un distrito electoral federal y una presidencia municipal: Delfina Gómez llegó a San Lázaro e Higinio Martínez asumió la alcaldía de Texcoco, su principal basamento político.

Dos años después, la elección por la gubernatura se volvió un fenómeno inédito e inesperado. Delfina Gómez estuvo a punto de arrebatar el poder público al longevo Grupo Atlacomulco, al triunfar en municipios y distritos del Valle de México. Demostró que el efecto López Obrador contenía un capital electoral muy amplio, pero que requería de una más escrupulosa selección de candidatos.

Para la elección presidencial, Higinio aprovechó el fenómeno Delfina para incidir en la toma de decisiones del partido, aunque con pragmatismo electoral definió candidatos. Entonces, aparecieron expriístas y expanistas en las campañas electorales, a través de Roberto Téllez, Luis Maya y Anthony Domínguez en Atlacomulco, Almoloya de Juárez y Tejupilco; o los casos más notorios de Juan Rodolfo Sánchez, Gabriela Gamboa, Patricia Durán y Ruth Olvera, en Toluca, Metepec, Naucalpan y Atizapán de Zaragoza, respectivamente.

Martínez propició una escisión interna al desplazar abruptamente a Los Puros de Daniel Serrano y Pedro Zenteno, junto a otros liderazgos que fueron excluidos del juego electoral como Félix Santana, identificados como fundadores de Morena, pero que fueron marginados por actores políticos de oposición.

La afrenta nunca se pudo enmendar. Luego de arrasar en la elección presidencial, Higinio afinó su estrategia y acomodó a sus piezas en las posiciones clave. Con la dominancia en el Congreso local impuso a Maurilio Hernández como presidente de la Junta de Coordinación Política, cargo que ya ocupó por los tres años de la actual Legislatura. El GAP se apropió de las comisiones legislativas de mayor trascendencia. Y los Puros quedaron como simples espectadores.

Como un tercer frente, se visibiliza a otro puñado de liderazgos, los cuales no se identifican ni con Higinio ni con Serrano. Allí destacan Raciel Pérez y Fernando Vilchis que pretenden erigir su propio grupo político, basado en un interés personal, cuyas células hacen rememorar a las tribus perredistas que terminaron por colapsar a un partido político dividido, colapsado y conflictivo.

Hace un año, Morena pretendió renovar su dirigencia nacional y estatal mediante asambleas electorales. En el Estado de México, algunos de esos encuentros terminaron en batallas campales que exhibieron la falta de civilidad política y una pretensión por arrebatar las posiciones de poder a partir de la trifulca.

A la distancia, la renovación de la dirigencia nacional no se ha podido concretar por falta de método y la proliferación de candidatos. Y en el escenario estatal, las diferencias entre Higinio Martínez y Daniel Serrano se ha profundizado, cuyas afrentas han quedado exhibidas entre sus propios diputados al momento de debatir reformas legales en la tribuna de la Legislatura local.

Morena ha sido incapaz de construir liderazgos propios. La carencia de un dirigente estatal legitimado también ha imposibilitado articular estructuras electorales propias de un partido, pues se mantiene como un movimiento social que apuesta su futuro inmediato a la aprobación del lopezobradorismo.

Frente a la escisión interna, cada grupo político ha decidido impulsar la reelección de sus propios actores identificados con causas de grupo, aunque eso implique apoyar de nueva cuenta a expanistas y expriístas, que se volverán a formar, y desplazarán de nueva cuenta a los morenistas de origen.

Las tribus morenistas, han comenzado a erosionar el capital electoral de López Obrador en un corto plazo, derivado de la ambición política y el desgaste del poder de sus gobiernos. Y en eso, se parece al PRD, y amenaza con superarlo en un menor tiempo y esfuerzo.

La tenebra

La detención de Salvador Cienfuegos puede abrir heridas muy recientes vinculadas al Ejército Mexicano: Ayotzinapa, Nochixtlán, y Tlatlaya, en el Estado de México.

 

 

Comentarios

comentarios