Inicio El Manual de Maquiavelo El Manual de Maquiavelo 11-09-2020

El Manual de Maquiavelo 11-09-2020

568

Francisco Ledesma / La encrucijada priísta

El PRI -en el balance general de los resultados- nunca ha perdido una elección intermedia, y eso se convierte en un factor que alienta a quienes buscarán una candidatura el año entrante. El PRI padece el momento de mayor desaprobación social en su historia, y eso se traduce en una escasa preferencia electoral que lo arrumba al tercer lugar de todas las casas encuestadoras.

Frente a un panorama desolador, el priísmo mexiquense -que en los hechos es el PRI delmacista- enfrenta la encrucijada para asumir cuáles son las prioridades electorales de su proyecto político, y a partir de ahí, definir a los cuadros que saldrán a las calles a buscar un voto que se ha pulverizado en menos de 10 años.

Lejos está el priísmo local de alcanzar los 3 millones de votos que se acumularon en los comicios de 2011. Por el contrario, elección tras elección, el partido en el poder ha sido testigo de una pérdida sistemática de votantes. Alcanzar 2 millones de sufragios, es un escenario ideal para sus pronósticos políticos.

El 6 de junio de 2021 estarán en disputa 41 diputaciones federales de mayoría. Esa contienda es una prioridad para López Obrador, y en el PRI mexiquense asumen que ahí es mejor no arrebatar victorias. Hace dos años, el priísmo local acumuló tres distritos federales. Llegar a una decena de triunfos sería un buen augurio para reflejar un avance electoral y no causar molestia en Palacio Nacional.

El objetivo principal se concentra en las elecciones estatales, en las que se competirá por 125 ayuntamientos -es decir, presidencias municipales-; y 45 diputados locales.

Es imprescindible que Del Mazo pueda recuperar el control de la Legislatura del Estado de México, mínimamente con un Poder Legislativo dividido a tercios que le permita un mayor margen de maniobra en el ejercicio del poder político.

Hace un par de años, el PRI sólo obtuvo una diputación de mayoría. Para sentirse satisfecho, el tricolor deberá ir a la conquista de 15 distritos; y sumar otros cinco espacios en la distribución de legisladores de representación proporcional. Ganar menos de diez distritos, implicaría una gubernatura atada a la oposición.

En la lista de plurinominales, se requieren liderazgos cercanos al delmacismo que asuman una interlocución entre las demás fracciones y el gobernador.

La otra gran elección está en las 125 alcaldías. Aquí, Alfredo Del Mazo se juega su última carta para retener la gubernatura del Estado de México en las elecciones municipales de 2021. Para ello, requerirá al menos 55 municipios, y que el resto de los ayuntamientos se reparta entre PAN, PRD y Morena por separado.

En la referencia inmediata, el PRI hoy gobierna 21 ayuntamientos. Escasamente dos son densamente poblados y están en poder de la perniciosa Antorcha Campesina con sus bastiones situados en Chimalhuacán e Ixtapaluca.

Una derrota acumulada en más de 70 municipios, y el riesgo inminente de que Morena se erija como primera fuerza electoral pondría al partido lopezobradorista con un pie en el despacho 216 de Palacio de Gobierno.

La elección de ayuntamientos es la más importante: si el priísmo logra el triunfo en más de 50 municipios, se generaría un arrastre hacia las otras dos elecciones, y en consecuencia, los diputados federales y locales ganarían de facto.

El PRI romperá la regla. Por primera ocasión, se puede advertir que perderá una elección intermedia en el balance general de resultados. Morena podría consolidarse como primera fuerza electoral del estado por tercera elección consecutiva en tan sólo cuatro años. Pero la verdadera encrucijada está en regresar la gobernabilidad al delmacismo y lanzar una última apuesta para retener la gubernatura del estado para el Grupo Atlacomulco.

La tenebra

El voto dividido o diferenciado existe, y provoca que el PRI sucumba. Lo ejecutaron hace dos años: Ricardo Aguilar, Cruz Roa y Eduardo Zarzosa, quienes llegaron a San Lázaro, mientras en sus distritos López Obrador ganó en las urnas. Esa fractura interna desde el PRI, jugará a favor o en contra de Morena.

Comentarios

comentarios