Inicio Noticias Diputados de Morena proponen reformas para evitar que gobernadores regalen notarías

Diputados de Morena proponen reformas para evitar que gobernadores regalen notarías

531
Erasto Martínez. Foto Agencia MVT.

Redacción

Toluca, Edomex. 14 de marzo de 2019.- Ante la discrecionalidad que impera en el Estado de México para la designación de notarios públicos, en calidad de provisionales o titulares, la bancada de Morena en la Legislatura Estatal propuso una serie de reformas a la Ley del Notariado del Estado de México, con el propósito de blindar la función de la fe pública de componendas políticas o intereses personales, los cuales han beneficiado los últimos tres gobernadores de la entidad.

A nombre de la fracción de Morena, la diputada local Mónica Álvarez Nemer explicó que se pretenden establecer disposiciones normativas para que las personas que ingresan a la función notarial sean las más aptas para cumplir con el mandado constitucional de la función notarial.

En la exposición de motivos, planteada por la bancada morenista en el Congreso mexiquense se detalla que flexibilizar o eximir los requisitos para acceder a la función notarial, se traduce en corromper y pervertir el acceso a la misma para atender intereses políticos, por encima de los auténticos intereses sociales que debería marcar la ley, con el único fin de servir.

“Las reformas que se plantean a la Ley del Notariado del Estado de México son congruentes con esta transformación y van encaminadas a combatir la corrupción, garantizar el óptimo ejercicio profesional de las y los Notarios Públicos, pero sobre todo de cumplir con la sociedad al darle la certeza de que quienes se encuentren desempeñando tales funciones son las personas más idóneas”, añadió la diputada local.

Para Álvarez Nemer la delicada función que presta un Notario no se puede confiar a personas que carezcan de las aptitudes idóneas para tan dicha función; y resalta que deben ser personas con conducta intachable para ser depositarios de la fe pública.

Entre los requisitos que se proponen adicionar, para los aspirantes a ser notarios en la entidad, se contempla la realización de prácticas de manera ininterrumpida por un periodo mínimo de un año, “bajo la dirección y responsabilidad de un notario del Estado de México pudiendo mediar en un lapso de hasta dos años entre la terminación de dicha práctica y la solicitud del examen correspondiente”.

Además de que “la persona que apruebe el examen de oposición no podrá ser designada a la notaría en donde haya prestado sus servicios, el tiempo al que se refiere el artículo anterior, tendrá que ser asignado a otra notaria vacante”.

En el caso de las notarías de nueva creación o a las que se encuentren vacantes, se establece que el Ejecutivo del Estado podrá nombrar un notario provisional, de entre aquellos que hayan acreditado el examen para aspirante, aunque “tal nombramiento no influirá en la designación del titular de esa notaría”.

Las reformas planteadas agregan que “el notario provisional de notarías vacantes o de nueva creación, no podrá ser nombrado como titular de la misma, tendrá que ser asignado en otra notaria vacante”.

Y es que en una práctica común, los notarios del Estado de México heredaban las notarías a sus hermanos, hijos o sobrinos, para seguir en el ejercicio notarial en beneficio de intereses personales.

Finalmente para dar transparencia, la reforma a la Ley del Notariado contempla que “la constancia otorgada por el gobernador del Estado para ser aspirante, así como el nombramiento de notario, se registrarán en la Secretaría de Justicia y Derechos Humanos, en el Instituto de la Función Registral, en el archivo, y ante el colegio, dichas constancias y nombramientos serán expedidas por el Gobernador del Estado”.

Mediante acuerdo el nombramiento surtirá efectos a partir de su publicación en el periódico oficial “Gaceta de Gobierno” y en dos diarios de mayor circulación en la entidad.

Las notarías del compadrazgo

En 2005, días antes de dejar la gubernatura, Arturo Montiel, designó Emmanuel Villacaña Estrada como notario en Metepec, quien se desempeñaba como secretario general del Instituto Electoral del Estado; a Rodolfo Macedo, hijo del entonces procurador general de la república, Rafael Macedo de la Concha y a Humberto Benítez González, hijo de Humberto Benítez Treviño.

Seis años más tarde, Enrique Peña Nieto repitió la fórmula y entregó notarias a Guadalupe Monter, una amiga de la infancia y quien fue la secretaria de Educación durante su mandato; y a  Luis Miranda Cardoso, quien es el padre de su compadre y amigo Luis Miranda Nava

Hace un par de años, Eruviel Ávila recayó en la tentación de hacer notarios a sus más cercanos: Erasto Martínez, quien trabajó a su lado durante más de 18 años; Alejandro Agundis, dirigente del Partido Verde en la entidad; Lorena Garate, hija del exdirigente estatal del PAN, Francisco Garate; Luisa María Angélica Alatorre, esposa del exdiputado y exsenador del PAN, Ulises Ramírez; además de Omar Martínez Vargas, hermano del dirigente perredista, Octavio  Martínez Vargas.

También hizo notario a Javier Astudillo, hijo del gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo; a Mercedes Corona, hija de Jorge Corona, secretario auxiliar de Enrique Peña Nieto; a Ricardo Arredondo Lino, sobrino de Erwin Lino, quien fue secretario particular de Peña Nieto y a Mario Alfredo Jaramillo Manzur, sobrino de José Manzur, su secretario general de gobierno, entre otros.

Comentarios

comentarios