Inicio Juega Conmigo Diablo secuestrado

Diablo secuestrado

961

Por Juan Carlos Cartagena Abaurre

Toluca presentó otra actuación miserable, a cuenta gotas en ofensiva, con planteamiento de equipo chico, espantado y medroso. Los diablos no fueron capaces de generar peligro en todo el primer tiempo y terminaron perdiendo ante Santos Laguna 1-2 para acumular 5 juegos sin victoria.

El 11 inicial
Toluca repitió por primera vez cuadro; lo hizo en la ocasión que menos debió repetir, las características del partido eran distintas al duelo contra América. Ahora estabas de local y contra un equipo cercano al sótano de torneo. Chepo mandó a: García, “Dedos”, Sartiaguin, Maidana, Mora, Cisneros, Ríos, Güémez, Sambueza, Abella y Triverio.

La clave
El planteamiento de Toluca fue miedoso, esperando el error del rival, una invitación a Santos para que te atacara porque te sientes vulnerable. Ese miedo lo olió rápido Almada, Furch, Rivero y los jugadores de experiencia de Santos. Pronto los visitantes eran locales y se adueñaron del infierno. Cuando Chepo modifica a una postura más ofensiva, el daño estaba hecho. Jugar con 5 atrás y 2 contenciones es dejar a la deriva la ofensiva.

Ojo ahí
Mucho se habló de López y Plata, jugadores a los que no les han dado minutos. Las razones las sabrá Chepo, pero hoy Joao Plata demostró que si tiene minutos y se lo propone puede aportar muchísimo al equipo. En 10 minutos puso un pase de gol para Estrada, una dupla que se conoce bien y podría dar más dividendos, lo único que necesitan es jugar y mostrarse. Si el argumento de Chepo es adaptación o ritmo, este no va a llegar jugando tan poquito.

Arde el infierno
Uno de mis gurús cercanos al Consejo del Toluca me comenta que el malestar es tan grande que alguien, aprovechando el mal momento que vive el equipo, ya propuso que además de la salida de Chepo, se dé sacudida desde la cabeza y hacer cambios más drásticos tanto en puestos como en formas de tomar decisiones. Dos “viejos lobos de mar” se relamen los bigotes. La guerra civil al interior está fuerte, alianzas y traiciones están a la orden del día.

Conclusión
Toluca es un barco a la deriva; a quien lleva el timón no le hacen caso, si los marineros de experiencia pudieran ya lo habrían echado a los tiburones. Toluca juega sin actitud, sin respeto por los colores. Al ver que Toluca es tierra de “no pasa nada” la actitud brilla por su ausencia, la disciplina se ha relajado hasta en la rama femenil. Toluca no juega a nada y es culpa de todos.

Pareciera Valentín no pone atención en cómo están destruyendo lo que se construyó con logros y títulos. Ya está por de más volverlo a decir. “El Grupo Modelo”, “Los del Consejo”, “los exfutbolistas”, todos tienen sus grupos y sus intereses personales. En el trabajo cancha también hay muchos culpables, todos sabemos que la salida del Chepo no soluciona todo pero sí podría traer un cambio de actitud en el terreno de juego. Por donde se vea, es irreconocible este equipo, es un Diablo secuestrado.

Gracias por leerme y jugar conmigo.

Comentarios

comentarios