Inicio Juega Conmigo Con Toluca pierda o gane

Con Toluca pierda o gane

759

Por Juan Carlos Cartagena Abaurre

Anticipábamos drama, lucha, corajes, quedarse sin uñas, que Tigres anotaría… todo pasó. Toluca ha sido eliminando en el Volcán por un marcador de 2-1. Se perdió luchando y para muchos es consuelo, sin embargo, Toluca, un equipo grande, suma dos años ausente en liguilla, algo que duele en el alma a sus aficionados.

El último 11 y las ausencias
Fiel a su estilo Carlos Adrián Morales inició con línea de 5. Saltaron a la cancha: García, López, Haret, Maidana, Mora, González, Ríos, William, Rubens, Canelo y Triverio. Las ausencias de Estrada por Covid y Sauro por lesión fueron los ajustes del 11 fetiche que tenía en mente Carlos Adrián.

Goles
1-0 Gignac solo en el área chica remató con libertades que no pueden otorgarse a un delantero de su calibre.

2-0 Oh là là: Gignac puso la genialidad y Garcia colaboró para que de tiro libre Tigres pusiera el segundo.

Rubens puso un balón con mucho veneno, Medina centró y Hugo Ayala metió en su portería.

La clave
El juego lo define la calidad y eficacia que tiene Tigres con André Pierre Gignac. La genialidad combinada con error generalmente definen estos juegos En realidad fueron pocas oportunidades claras en ambas áreas, por lo que la claridad frente a portería debe aprovecharse y Tigres lo hizo, mientras que Toluca carece de un jugador que sea garantía de gol.

Eso hablando de la clave del triunfo; si nos vamos a lo que define la eliminatoria, me queda muy claro que a pesar del corazón que se mostró, Toluca enfrentó con menos armas a un equipo robusto en opciones individuales y se notó en momentos importantes: frente al área, frente al árbitro y frente al reloj. Aún así, se peleó hasta el final con lo que tenía. Sin embargo en estas instancias pocas veces alcanza con corazón.

En la guerra y el fútbol…
Tuca y Gignac metieron presión al árbitro desde antes de saber quien iba a impartir justicia. Hoy las dos decisiones polémicas y de VAR las otorgan a favor de Tigres. Desde la semana había anticipado que era el plan. Tigres hizo lo suyo.

Tristeza en el Nemesio Diez
Desde aquel Toluca vs América del golazo de Alexis Vega, el estadio Nemesio Diez no tiene un juego de liguilla. Se han ido tres torneos y el suspendido (donde había poca posibilidad de calificar) sin que Toluca y su estadio sepan lo que es un juego de fiesta grande.

¿Fracasos?
Se consuma el fracaso de una institución que está obligada a trascender, necesitada de títulos, obligada a ser protagonista. A la institución no le alcanzaba ni siquiera con la liguilla para poder sanar las heridas. Con respecto al plantel y entrenador las cosas son distintas. El plantel es corto, eliminar a Tigres le hubiera significado cumplir un objetivo, pero tampoco se logró, por lo que también sale raspado.

Quizá quien no deja mala impresión es Carlos Adrián Morales, al menos así lo percibo. Debutante en el banquillo, Carlos Adrián enderezó una nave que iba sin rumbo y goleada tras goleada; puso orden en defensa, se la jugó con su sistema, también se equivocó y terminó eliminado por un equipo con una nómina infinitamente superior. Para un DT debutante no parecería mal; para un DT del Toluca debe saber que, si se queda en el banco, vendrán exigencias más fuertes. Eso sí, en caso de quedarse, tendrá aún misión difícil: con poco presupuesto, buscar jugadores que ayuden a su sistema, ya que da la impresión que en ofensiva salvo Rubens, hubo poco aporte.

Conclusión
La actitud en el deporte no está negociada. En el fútbol mucha gente valora morirse de algo, cuando es lo menos que se debe pedir. En esa parte Toluca cumple. La asignatura pendiente sigue siendo en la calidad y esa no va a cambiar hasta que los jóvenes maduren, las decisiones de incorporaciones sean eficaces y no simples “espejitos”, los extranjeros sepan donde juega (hoy algunos no lo saben), cuando se respete un proyecto estable y se dejen de jaloneos internos.

Hasta que todo eso se cumpla veremos de regreso al Toluca que espanta, que juega sin miedo al rival, al Diablo que nadie quiere ver en liguilla, el que juega con personalidad y no solo con corazón cuando va abajo, al que sale a proponer porque tiene con que hacerlo. Hoy Toluca ha dejado de ser equipo aspirante al título y es un simple participante al cual hoy Tigres en un abrir y cerrar de ojos le dijo: GRACIAS POR PARTICIPAR.

Gracias por leerme y jugar conmigo.

PD:
El Toluca se ha extraviado, es desconocido de los últimos torneos; aún ilusiona con reverdecer los frondosos árboles de la grandeza, fruta que no da jugo ni antoja al paladar, y cuyo sabor se extraña. El último juego de un año bien complicado, que marcará un antes y un después para este Toluca. Decisiones mejor pensadas, balas más certeras, trabajo en cantera, son premisas y obligaciones si no se quiere sufrir aún más. Nos verán volver… mientras tanto, cómo diría el exjugador de Toluca Chuchito García: “Con Toluca pierda o gane”.

Comentarios

comentarios