Inicio Off The Record OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

775

Humberto Benítez Treviño –hoy Procurador Federal del Consumidor- pagó los platos rotos de su hija incómoda. El pasado viernes, Andrea Benítez –hija del mexiquense- protagonizó un escándalo en un restaurante de la colonia Roma en la ciudad de México, donde de forma petulante apeló a su parentesco, y tras adjudicar un mal servicio, tres inspectores llegaron al establecimiento con la amenaza de clausurar el sitio. Todo hizo trizas el domingo, cuando el suceso se dinamitó a través de twitter.

Bajo el hashtag #LadyProfeco, Andrea Benítez fue presa de severas críticas de su prepotente conducta. Cuando el horno no está para bollos, y se acusa al gobierno peñista de lucrar con la pobreza y el hambre para comprar votos, aparece en escena la más nítida prueba de un priísmo que apela al influyentismo y al abuso del poder. Lo peor no fue la queja y soberbia con que se condujo Andrea Benítez –creyente poseedora de un poder dinástico- sino la respuesta inmediata de su padre  y sus empleados.

El búnker de comunicación política de Humberto diseñó un control de daños insuficiente, frente a la gravedad de la falta de Andrea Benítez y los desplantes de una “junior” del poder. Ramiro Pineda –ex vocero de la bancada priísta en San Lázaro en los tiempos del también mexiquense Francisco Rojas- determinó salir a ofrecer disculpas. Primero fue Andrea, a través de su cuenta de twitter, para aceptar su falla. Luego Humberto Benítez a reconocer que su hija exageró lo sucedido, y que sus inspectores “sobrerreaccionaron”.

——-

Los dirigentes estatales y municipales de Morena, organización que ahora abandera Andrés Manuel López Obrador, pagaron el noviciado durante los primeros días de gira del tabasqueño por la entidad, sobre todo en términos de organización. Cuando no faltaba el sonido, faltaba la carpa para cubrir el sol y lo más grave… fallaba la convocatoria. Hubo actos como en Zinacantepec, donde apenas llegaron una decena de militantes de Morena. El colmo, en algunos casos ni los dirigentes municipales llegaban a los actos donde tomarían protesta de sus respectivos cargos.

La nueva aventura lopezobradorista marca distancia del PRD, PT y MC. Con el argumento de las perniciosas dirigencias de izquierda, ahora López Obrador ya no cuenta con la estructura partidista de antaño. No obstante, hay quien advierte que la travesía de López Obrador no es contar con un partido político único y separado de intereses sectarios; su gran apuesta es seguir viviendo del presupuesto público que ello le garantiza, porque vivir fuera del presupuesto, para cualquier político es un error.

López Obrador seguirá su recorrido por la entidad los próximos 15 días. En el corto plazo, el próximo 3 de noviembre realizará la asamblea estatal para cubrir el requisito del IFE de cara al registro de su partido. Para entonces, los Morenos mexiquenses le deberán echar muchas ganas si quieren cumplir con la ley. En el escenario real, aún faltan muchos comités municipales por constituir y muchas personas por afiliar. La tarea hasta ahora está incompleta.

 

Comentarios

comentarios