Inicio Off The Record OFF THE RÉCORD

OFF THE RÉCORD

905

Las cuentas pendientes en el informe de Eruviel Ávila se discutirán en la legislatura estatal la semana entrante. Los casos que más preocupan a la gubernatura, es Desarrollo Social, donde los números de pobreza son lacerantes, los programas asistenciales son paliativos, y las promesas de campaña simplemente no avanzan al ritmo que se requiere. Ni qué decir, en el rubro de la seguridad pública, que se identifica como el talón de Aquiles del país, y en donde la entidad no es excepción.

La glosa de gobierno servirá para un último ajuste al gabinete eruvielista. Otro aspecto que deberá cuidarse es la comparecencias del secretario de Salud, Gabriel O´Shea, de quien se estima podría emigrar con Enrique Peña, una vez que sea evaluada su área de encomienda. Y el otro secretario que fue ratificado desde el sexenio anterior, el contralor Alejandro Hinojosa, ya podría preparar maletas, cuando el pago de facturas ya ha sido finiquitado, y también se ve próxima su salida.

——-

Las finanzas municipales hoy sufren la resaca del despilfarro. Muy preocupante resulta que los gobiernos incumplan con el pago de salarios a sus trabajadores. Entre pretextos múltiples se refleja la improvisación de los ayuntamientos, la falta de transparencia en sus manejos económicos. Es imperdonable que no se tenga la solvencia monetaria para hacer frente al pago de la nómina. Ya ni pensar cómo quedarán las haciendas municipales, literalmente embargadas, con sus acreedores.

Naucalpan, Tlalnepantla, Cuautitlán Izcalli y Coacalco traen números rojos en sus tesorerías. Lo bueno para los alcaldes que se van, es que los ediles que llegan pertenecen a su propio partido. Donde la preocupación cala hondo es en los casos de Nezahualcóyotl y Atizapán de Zaragoza, hoy en poder del PRI, pero recuperados por el PRD y el PAN respectivamente. Son tan turbias las finanzas en esos municipios, que ya se busca la forma de darle la vuelta a las eventuales observaciones de la contraloría.

—–

Felipe Calderón ha comenzado una gira de despedida. El panista exhibe nostalgia de que el poder se le ha terminado. Muy disminuido en el ejercicio del poder, y muy desgastado desde la Presidencia de México, el michoacano ha perdido hasta espacios mediáticos, y ha comenzado a ser desplazado inevitablemente por Enrique Peña en su calidad de Presidente Electo. Aunque en esa medida y proporción, también el mexiquense será objeto de las críticas más agudas y profundas de la opinión pública.

A propósito de la sucesión presidencial quien ya está pensando en 2018 es Marcelo Ebrard. El jefe de gobierno capitalino, dejó de lado la competencia electoral del año en curso, y su resultado desfavorable para la izquierda. Ebrard presumió su gestión al frente del Distrito Federal, y se abalanzo con fuerza, porque lo que sigue, dijo es buscar la candidatura presidencial en seis años, y ganar las elecciones. El discípulo del salinista Manuel Camacho, ya está en lo suyo, y va a trabajar para ello.

Comentarios

comentarios