Inicio Off The Record OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

812

Toluca, Edomex. 8 de abril de 2014.- Lucila Garfias Gutiérrez, exaliada de la exlideresa del SNTE, Elba Esther Gordillo reapareció políticamente como Presidenta del Comité Nacional de Acción Política del SNTE, en apoyo a la candidatura de Ernesto Cordero para ocupar la presidencia nacional del PAN en fórmula con Juan Manuel Oliva. En una situación insólita, la semana pasada, la profesora de carrera apareció como impulsora del delfín del calderonismo, el último protector de Gordillo, la tutora de Lucila. Ahí está la conexión de todo.

Garfias Gutiérrez, actualmente diputada federal, fue defenestrada del cargo de coordinadora parlamentaria de Nueva Alianza, tras la detención de Elba Esther Gordillo ocurrida en febrero del año pasado. Lucila construyó su trayectoria magisterial en el Estado de México, donde fue lideresa del SNTE en la sección 26 del Valle de México, durante parte de los mandatos de Arturo Montiel y Enrique Peña Nieto. Entre 2009 y 2012 fue diputada local por Nueva Alianza, de cuyo grupo parlamentario también fungió como coordinadora.

Tanto Cordero como Oliva ofrecieron una alianza entre la política y el magisterio. En el encuentro entre panistas, no ocultaron que buscan el ejercicio de la autoridad para gobernar el país. Lo cierto es que la relación entre Lucila y Elba Esther se ha desdibujado, y en la necesidad del acomodo Garfias ha encontrado cobijo en el panismo, ratificando la premisa de que en política no hay nadie muerto. Su capacidad de sobrevivencia, la delata.

—————-

En medio del clima de violencia, a través de redes sociales surgió el fin de semana una inconformidad e impotencia de ciudadanos que fueron agredidos y víctimas de la inseguridad, pero perpetrada por policías municipales y estatales. El asunto es doblemente grave, hay un abuso de autoridad y una sistemática violación a los Derechos Humanos, pero resulta inadmisible que quienes supuestamente deben cuidar y preservar el orden sean responsables de delitos que laceran a la población.

Uno de esos casos, se reportó que la madrugada del sábado 5 de abril, un conductor fue detenido sobre el Boulevard Adolfo López Mateos a la altura de la excama de piedra. El ciudadano fue obligado a descender del vehículo por un agente de la Policía Estatal, mientras otro elemento policíaco subió a su vehículo para hacer una supuesta revisión. Minutos después, le exigen que se retire del lugar, y para entonces ya le habían robado cartera, teléfono celular, iPod y dinero en efectivo y demás pertenencias dentro de su automóvil.

Gran reto trae consigo el flamante secretario de seguridad, Damián Canales Mena. Es inconcebible que la Policía Estatal actúe con tal prepotencia y sobre todo impunidad. La depuración a la que aludía el gobernador Eruviel Ávila es urgente, o de lo contrario nada se podrá avanzar en el combate al crimen, mientras el estado parece se desmorona paulatinamente.

 

 

Comentarios a  [email protected]

 

 

 

Comentarios

comentarios