Inicio Lo Nuevo Tendrá Grupo Atlacomulco voz y voto en cónclave del próximo Papa

Tendrá Grupo Atlacomulco voz y voto en cónclave del próximo Papa

1071
Robles y Ratzinger. Alianzas.

Robles y Ratzinger. Alianzas.

Redacción

Por más increíble e inverosímil que parezca, el mítico y poderoso Grupo Atlacomulco tendrá participación activa en la elección del próximo Sumo Pontífice de la iglesia católica, que se desarrollará  en los primeros días de marzo en El Vaticano.

Se trata nada menos que del Cardenal José Francisco Robles Ortega, actual presidente del Conferencia del Episcopado Mexicano y hombre muy cercano a los grupos políticos y económicos de esta región del estado.

Ayer, tras conocer de la dimisión o renuncia de Josep Ratzinger, al máximo pontificado, se hizo pública la lista de los 117 cardenales que participarán en el cónclave que se desarrollará en la Santa Sede para elegir al sucesor de Benedicto XVI.

De acuerdo con el derecho canónico, sólo pueden votar en la elección de un nuevo Papa, los cardenales que no excedan los 80 años de edad. En este supuesto se encuentran tres cardenales mexicanos: El arzobispo primado de México, Norberto Rivera Carrera; el ex arzobispo de Guadalajara, Juan Sandoval Iñiguez y el actual arzobispo de esa ciudad, José Francisco Robles Ortega, quien tiene lazos muy estrechos con la clase política gobernante en el estado y el país.

Robles Ortega inició su carrera sacerdotal en el seminario Menor de Autlán de Navarro en Jalisco, y el 20 de julio de 1976 fue consagrado como sacerdote. Luego fue a estudiar a la Pontificia Universidad Gregoriana en Roma, y a su regreso  fue párroco en el Santuario de Guadalupe de Autlán y Rector del Seminario de la misma Diócesis.

Fue en junio  del 1991, cuando fue consagrado como Obispo auxiliar de Toluca que comenzó a tejer relaciones con la clase política y económica del estado de México, y comenzó así su acercamiento con integrantes del prominente Grupo Atlacomulco.

El 15 de junio de 1996, fue  designado como Obispo titular de la Diócesis de Toluca donde permaneció durante siete años, hasta el 25 de enero de 2003. En ese periodo le tocó compartir los gobiernos de César Camacho Quiroz, actual presidente nacional del PRI; y la primera mitad de la administración de Arturo Montiel Rojas, con quien forjó una fuerte amistad.

En esa época conoció al hoy Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, siendo éste subsecretario de Gobierno y luego secretario de Administración en el sexenio de Montiel Rojas. En diversas ocasiones coincidieron  en actos públicos y privados y construyeron fuertes lazos, que a la fecha persisten.

También hizo amistad con más de una veintena de políticos mexiquenses y exitosos empresarios de la entidad, con quienes luego consolidó su amistad, cuando fue nombrado Arzobispo de Monterrey.

Apenas en 2011, Robles Ortega, llegó a Jalisco a suceder al polémico Juan Sandoval Iñiguez, y en noviembre pasado fue electo entre todos los obispos del país, como  presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano para el periodo 2012-2015, en sustitución de Carlos Aguiar Retes –obispo de Tlalnepantla, Estado de México-.

La elección de Robles como presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano fue vista como un guiño de la Iglesia Católica hacia el Grupo Atlacomulco, que de la mano de Enrique Peña Nieto ha asumido la Presidencia de la República, anhelada desde hace unas seis décadas.

Ahora, Francisco Robles –mexiquense por adopción política- se alista para convertirse en uno de los 117 cardenales con derecho a voto y ser votados en el cónclave que definirá al próximo Papa tras la intempestiva renuncia de Benedicto XVI.

 

Comentarios

comentarios