Inicio Off The Record OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

1120

Arturo Ugalde Meneses, ex alcalde de Tlalnepantla, es la propuesta de mayor viabilidad para ocupar en las próximas horas el cargo de secretario de Desarrollo Metropolitano, cuyo escritorio quedó acéfalo tras la renuncia de Fernando Alberto García Cuevas. Su incorporación, en calidad de ex presidente municipal, se sumaría a los casos de Guillermo Legorreta y Jaime Efraín Hernández, que ya están en la nómina eruvielista, bajo la premisa del priísmo que reza “vivir fuera del presupuesto es vivir en el error”.

Ugalde fue ex presidente del PRI en el Estado de México, específicamente en el mandato de Arturo Montiel. Fue el responsable de la elección de gobernador cuando Enrique Peña era el candidato. Siempre institucional, dejó su cargo como dirigente partidista para heredárselo al actual gobernador Eruviel Ávila. El grupo político del montielismo no deja una posición vacía, y todos los espacios los ocupa palmo a palmo. No hay duda.

No obstante, la dimisión de ambos funcionarios, tanto de Fernando Alberto como de Heriberto Ortega, para convertirse en delegados federales puede leerse como una salida por la puerta de atrás, o bien, una estrepitosa caída de su posición de secretarios de gabinete a meros enviados y cuidadores del rancho mexiquense. Más que un premio es un castigo, porque el cargo al que llegan son de mayor modestia, menor jerarquía y modesta estructura.

El caso de García Cuevas, es el segundo funcionario de alto nivel, de amplia cercanía a Eruviel y originario del Valle de México, a los que se les podría considerar les quedó muy grande la silla. Su gestión fue simplemente intrascendente. Antes fue Jaime Barrera Velázquez, que debió renunciar a la secretaría del Transporte, quien hoy literal y políticamente vegeta en un cargo menor en la estructura del priísmo mexiquense.

En total, Eruviel ya cambió 10 secretarios de su gabinete. Pues a las seis renuncias ya antes dichas, se debe adicionar el enroque de Cruz Roa con Carlos Alberto Cadena, que intercambiaron las secretarías de Medio Ambiente y del Trabajo, apenas el mes de agosto pasado. Y por si fuese poco, la renuncia de los Barrera, Laura a la secretaría de Turismo para convertirse en diputada federal; y el caso de Jaime, que como se dijo, abandonó la cartera del transporte para refugiarse en el PRI estatal.

Sin embargo, parece que no todo son derrotas para la causa eruvielista, pues haber enclavado a dos de sus alfiles a las delegaciones federales, abre la puerta para que las secretarías que ahora se desocuparon sean ocupadas por gente cercana a su círculo político. La incógnita es si serán oriundos de Ecatepec, o quizá de Oaxaca. Pero los “tolucos” pueden seguir esperando que los mejores tiempos regresen después del 2017 en el gobierno estatal.

 

Comentarios

comentarios