Inicio Destacados Se despide Medina Peñaloza del Poder Judicial con evento de culto a...

Se despide Medina Peñaloza del Poder Judicial con evento de culto a la personalidad

283

Francisco Ledesma

Toluca, Edomex; 13 de noviembre de 2019.- Ataviado con su toga oscura y bajo el escenario majestuoso del Teatro Morelos, como si fuese protagonista de un musical de Broadway, el presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado de México, Sergio Medina Peñaloza pretendió despedirse de su encargo en un “conmovedor” discurso, que causó el asombro y la extrañeza de su audiencia.

Tras una hora y cinco minutos de un mensaje institucional, bebió un sorbo de un vaso con agua, mientras detrás suyo se proyectaba un video de unos pies descalzos sobre la arena de mar.

Acompasado por música instrumental del tema “A mí manera”, el presidente del Poder Judicial cambió el tono de su voz, por uno más nostálgico.

“Como soñador y como jurista, amo a mi país, conozco su origen y me contagio de su historia, con un deseo intenso de hacer de él, un lugar mejor”, pronunció como si se tratase del cierre de una campaña electoral.

Quizá se trataba de buscar acomodo en un nuevo cargo público, como recurrentemente ha pasado con sus antecesores, convertidos en procuradores de justicia, defensores de derechos humanos y hasta notarios públicos.

Despojado del mensaje institucional, Medina Peñaloza simulaba presentarse en un concurso de oratoria, con tonos de voz veleidosos y ademanes sobreactuados, para contar lo orgulloso que se sentía de concluir cinco años de su gestión al frente de “mi Poder Judicial”, presumió.

Del Mazo contenía el gesto. Maurilio Hernández lo miraba de reojo, de los pies a la cabeza. La iluminación, la música y la atención se concentraba en el culto a la personalidad hacia quien el próximo mes de enero dejara ese cargo.

“Le agradezco de una manera muy especial, imborrable diría yo a la vida, el haberme podido consagrarme con pasión a mi querido Estado de México, donde he cumplido el deseo más anhelado de mi alma de juzgador, fortalecer a la justicia de mi amada nación”, pronunció Sergio Medina. En la pantalla panorámica de fondo, lo acompañaba la imagen de un atardecer en el mar, mientras las notas musicales daban un tono de producción televisiva.

“Hoy, entre sentimientos encontrados, que convergen en metas cumplidas, me despojo de la toga, de esta toga que ha sido mi fortaleza en momentos de incertidumbre, que ha sido la brújula que orientó mis acciones, y que me blinda de reparos, que ha sido la armadura que me permitió forjar grandes transformaciones”, sostuvo, mientras con ambas manos abrió la toga por el frente para dejar ver el traje oscuro que portaba.

Presumió su trayectoria de 23 años de esfuerzo diario, los cuales dijo ha dedicado con esmero a servir a los demás, a enaltecer el Poder Judicial, y abrazar con fervor su causa “a mi manera, siempre a mi manera, un mejor futuro, para mi bendito suelo mexiquense y para mi gran país”, mientras el fondo musical de la canción enunciada en su discurso subía el volumen en el escenario.

Posteriormente, Medina Peñaloza saludó al gobernador Alfredo Del Mazo, y al presidente de la Legislatura estatal, Maurilio Hernández González. En la pantalla, una bandera de México ondeaba en un cielo azulado.

Medina se desprendió de la toga, la tomó con su mano izquierda mientras empuñaba la derecha en señal de triunfo. Luego cambió la toga a la mano derecha, la que tomó como capote de torero; mientras extendía ambos brazos.

Se dirigió al costado derecho del escenario, donde un par de señoras le aplaudían y le enviaban abrazos. Volvió a recorrer todo el escenario hasta el extremo izquierdo, mientras se dejaba ovacionar por los más de mil funcionarios judiciales convocados para llenar el inmueble.

El próximo mes de enero, el Poder Judicial ya tendrá nuevo titular. El show de este miércoles sólo quedará en el recuerdo de un puñado, y la incredulidad de cientos.

Comentarios

comentarios