Inicio Sin categoría OFF THE RÉCORD

OFF THE RÉCORD

890

A partir de esta semana, José Manzur Quiroga deberá mostrar el músculo al interior de la fracción priísta en San Lázaro. Se prevé que este lunes comience el “jaloneo” para la conformación de las comisiones legislativas, y habrá que ver cuántos mexiquenses y quiénes se logran colar para presidir algunas de esas comisiones. Aunque algo está seguro, el Estado de México se encuentra destinado a perder la comisión más importante, la de Presupuesto y Cuenta Pública, que hace tres años fue encabezada por Luis Videgaray Caso. Agárrense.

Laura Barrera, Fernando Maldonado y Alberto Curi han levantado la mano para entrarle a presidir alguna comisión en la LXII Legislatura Federal. Su condición de ex secretarios del gabinete estatal –con Montiel y Peña Nieto- les otorga la posibilidad de meterse a la competencia de volverse en protagonistas de la Cámara de Diputados. Los afectos de Manzur también le obligarán a buscar un espacio de privilegio para Gerardo Hernández Tapia, quien es considerado por muchos el delfín político del coordinador de los priístas mexiquenses.

El verdadero control de San Lázaro lo tiene el experimentado y “muy colmilludo” Manlio Fabio Beltrones. El sonorense ya tiene muy claro que la defensa será por sus hombres de confianza como Francisco Arroyo, Fernando Castro Trenti, Arnoldo Chávez, Marco Antonio Bernal y Manuel Añorve, entre otros. Se pondrá a prueba el margen de maniobra de Manzur para que los mexiquenses tengan la influencia suficiente, pero en las comisiones que realmente son influyentes en el proceso legislativo de San Lázaro. Tiempo al tiempo para el Edomex.

La apuesta de Beltrones es por la experiencia legislativa. Sus personajes cercanos ya han sido legisladores, traen consigo la trayectoria de partido y oficio político de sobra. Mientras que los mexiquenses, muchos de ellos por primera ocasión legisladores federales le apuestan a su cercanía con Enrique Peña –el presidente electo-. Lo que está en juego es determinar que tanto se reinstaura el régimen presidencialista de omnipresencia con el regreso del PRI a Los Pinos, o si el propio Beltrones propicia equilibrio de poderes con su sagacidad de por medio.

——-

A propósito de regímenes de viejo cuño. La victoria de Hugo Chávez en las elecciones presidenciales de Venezuela puso muy de malas a priístas y panistas. A lo largo del día, la clase política del llamado PRIAN, lanzaron a través de sus cuentas de tuiter la posibilidad de cambio ante un eventual triunfo de Capriles, el candidato opositor. Al conocerse los resultados oficiales, no pudieron ocultar su molestia, su desánimo, su desgano. Con mucha mesura se mostraron los perredistas y la izquierda en general, sin manifestar opiniones respecto a una elección externa, pero que caló hondo en la derecha mexicana.

No faltaron los sarcasmos tuiteros. Proliferaron aquellos mensajes, en donde se satirizó las ya famosas encuestas del Grupo Milenio durante los comicios presidenciales mexicanos. Con ese antecedente que marcó como puntero inalcanzable a Enrique Peña en las elecciones de julio, ayer –hacían mofa de esa credibilidad- para señalar que la contienda presidencial de Venezuela también la había ganado el mexiquense por encima de Chávez y Capriles. Lo único cierto es que frente a toda la contrariedad, Chávez volvió a ganar la elección venezolana.

Comentarios

comentarios