Inicio Off The Record OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

418
Compartir

Toluca, Edomex. 27 de diciembre de 2018.- A pesar de los intentos por aparentar una amplia publicidad, el proyecto presupuestal para el Estado de México se caracteriza por su opacidad. El presupuesto de egresos planteado por el Poder Ejecutivo para el año entrante se va dando a conocer a cuenta gotas. El Poder Legislativo, en una comparsa, sólo difunde los temas que les parecen prioritarios hasta en tanto se define el dictamen que será votado en el pleno. La agenda pública se sujeta a los intereses políticos de ambos poderes.

Luego del triunfo electoral de Morena en julio pasado, el partido dominante en la Legislatura estatal amagó con desaparecer el presupuesto, y en consecuencia el programa del Salario Rosa. Hasta la fecha, las cifras del gobierno delmacista afirman beneficiar a cerca de 110 mil amas de casa, a través de su programa insignia. Sin embargo, no se conoce en el proyecto presupuestal si dicho plan pretende ampliarse, mantenerse, o bien, si Morena hará lo necesario para eliminarlo. Prevalece el ostracismo en el debate público.

Ahí viene de nuevo el debate sobre el colapso financiero del Issemym. El Poder Ejecutivo pretende reducir su presupuesto, y obligar a una reforma que le dé viabilidad financiera por parte de los derechohabientes. Morena busca que sean las finanzas públicas las que salven al sistema de seguridad social. También es una incógnita el refinanciamiento de la deuda pública: el gobernador que pretende pagar menos cada año por más tiempo; y los legisladores, que han frenado esa circunstancia, hasta leer las letras chiquitas. Y en cuatro meses de la nueva Legislatura se ha avanzado muy poco.

No porque se haya superado la crisis del pago de aguinaldos, los legisladores pueden superar o ignorar la crisis financiera que padece la Universidad Autónoma del Estado de México. Es necesario, quizá, ampliar el presupuesto de la universidad pública, pero es indispensable auditar las finanzas universitarias, y entender que el colapso económico no es una situación nueva, pero sí de pasivos heredados de otros rectorados que han hecho inviable lo elemental: cumplir con las prestaciones laborales de sus trabajadores. Y eso atenta contra miles de estudiantes, docentes y administrativos.

Por ahora, la prioridad de la bancada morenista se concentra en ampliar las partidas presupuestales destinadas a las finanzas municipales. A partir de la próxima semana, la presencia de Morena será abrumadora en los ayuntamientos mexiquenses, cuyas limitaciones económicas pretenden abatir desde el proyecto financiero que avalen los legisladores. Junto con la ejecución de programas asistenciales del gobierno federal, la base social de Morena, dependerá del margen de maniobra que desarrollen sus alcaldes electos.

El Poder Ejecutivo, también busca la discusión sigilosa del presupuesto, en la medida de evitar que otros grupos de interés generen medidas de presión. Ante la escasa difusión del proyecto presupuestal, no hay una posibilidad para que sectores del campo, la cultura, el deporte, u otro, vaya y exija más financiamiento a alguno de los poderes. En la última semana, la Secretaría de Finanzas ha hecho lo necesario para alcanzar consensos con las pretensiones de Morena, y sacar adelante su presupuesto. Es una negociación de ganar – ganar.

Comentarios a contacto@planamayor.com.mx

Comentarios

comentarios