Inicio Off The Record OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

510

Toluca, Edomex. 27 de mayo de 2019.- Andrés Manuel volvió al Estado de México. Al ritmo que marca en el primer semestre de su mandato, se convertirá en la entidad más visitada por el presidente, siguiendo los pasos de su antecesor, Enrique Peña. Las razones son diversas, incluida la densidad electoral, pero López Obrador cimienta uno de sus mayores polos de poder. El centro del país no deja de ser el mayor bono electoral de Morena para el futuro inmediato. La presencia del primer mandatario implica supervisar su acción de gobierno.

Ha estado aquí, lo mismo para entregar programas sociales que para combatir el robo de combustible, y de formar sistemática, para dar seguimiento al aeropuerto de Santa Lucía. Andrés Manuel asume que la mayoría legislativa que hoy tiene en San Lázaro, y que pretende mantener para la segunda mitad de su sexenio, dependerá de los comicios en la entidad con 41 distritos electorales. Ahí se concentra el esfuerzo por fomentar una base social para sí mismo.

Delfina es la responsable política del lopezobradorismo en la entidad. Seis meses, han sido un tiempo insuficiente para aterrizar sus programas sociales. Sin embargo, más preocupante resulta que a la fecha, no se conozca la definición y el futuro de las delegaciones federales. Hace casi diez meses, se prometió la desaparición de oficinas gubernamentales que sólo eran una carga burocrática. A la fecha, Delfina no ha logrado tomar decisiones sobre las múltiples delegaciones, que a la carencia de titulares se desconocen sus resultados.

Ayer se estrenó Ricardo Peralta Saucedo como subsecretario de Gobernación, al encabezar su primer evento público, en el Estado de México, al lado de Alfredo Del Mazo. Ambos, presidieron la ceremonia cívica por el natalicio de Adolfo López Mateos, originario de Atizapán de Zaragoza, y primer mexiquense en convertirse en presidente de México. Peralta sustituyó a Zoé Robledo, quien ahora funge como director del IMSS. La buena relación entre el gobierno federal con la gestión delmacista prevalece en el corto tiempo.

——————

En una semana, se realizarán elecciones en seis estados. Son prioridad dos gubernaturas, donde el PRI ya anticipa un pésimo resultado. Sin mayor esfuerzo que la inercia, se desfondará al tercer lugar. El PAN perderá dos bastiones: Baja California, la primera gubernatura que ganó hace treinta años; y Puebla, que había logrado fortalecer a partir del morenovallismo. El capital político de Andrés Manuel será suficiente para abonar otros dos estados. Los resultados deberán servir como una primera lección para el futuro inmediato.

Aunque parece una fecha lejana, la elección estará a dos años, es decir, restarán apenas 18 meses para perfilar a nuevos candidatos a diputados y alcaldes. Los tiempos electorales parecen no detenerse. Salvo el PAN, el resto de los partidos tienen una indefinición inclusive desde sus dirigencias locales. Antes de que finalice el año, Morena, PRI y PRD deberán ungir a quienes serán responsables de los comicios intermedios. Aplazar la decisión, le da ventajas a los otros.

Comentarios a [email protected]

Comentarios

comentarios