Inicio Off The Record OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

4197

Toluca, Edomex. 25 de octubre de 2017.- Con la resolución del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación para renovar la dirigencia nacional del PRD en un plazo de 60 días, se abre una oportunidad inigualable a favor del perredismo mexiquense. En particular, la tribu Alternativa Democrática Nacional (ADN), que domina el mexiquense Héctor Bautista, ha garantizado para su grupo la dirigencia nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD). El emergente candidato a la gubernatura mexiquense, Juan Zepeda Hernández se convertirá en el nuevo presidente nacional del PRD de cara a las elecciones presidenciales del próximo año.

La apuesta del PRD de la pasada elección a la gubernatura del Estado de México, para competir en solitario y no declinar en la recta final de la contienda, parece haberle redituado exponencialmente. Juan Zepeda ha medido su capital político, la aspiración presidencial le quedó muy por encima, y la corriente ADN ha zarpado a las grandes ligas de la política nacional. De entrada, tiene en Luis Sánchez la coordinación senatorial; y con Zepeda arrebatará la dirigencia nacional en la antesala de la toma de decisiones electoreras del próximo año.

Conforme avanza la alianza del Frente Amplio Ciudadano, Alejandra Barrales se apuntala como la próxima coordinadora del PRD en San Lázaro. Paso a paso, la aún dirigente perredista mira lejana la posibilidad de ser la abanderada del Frente por la jefatura del gobierno capitalino. En esa pista, PRD y PAN avanzan con firmeza para ungir como candidato a Ricardo Monreal, quien ya habría cerrado el paso para quedarse en Morena, y también rechazado los ofrecimientos hechos por el exgobernador mexiquense, Eruviel Ávila, para que el jefe delegacional de la Cuauhtémoc.

En la baraja de posibilidades del priísmo capitalino han comenzado a postular a la senadora Ana Lilia Herrera Anzaldo. La exsecretaria de Educación se topó con pared en su aspiración por la gubernatura mexiquense, pero desde hace cuatro años Ana Lilia reside en la Ciudad de México, y eso la convierte en un activo político que podría sacrificarse para jugar contra Sheinbaum y Monreal. Eruviel ahora estudia los mejores escenarios, y por delante, deberá convencer a Herrera de que es momento de reconquistar la gran Tenochtitlán para el tricolor. Ana Lilia deshoja la margarita para aventurarse a su primera derrota electoral.

A propósito de Eruviel Ávila, parte de su grupo compacto se ha ido sumando a la operación electoral de la Ciudad de México. Ahí ya despacha Alfredo Torres Martínez, el exsecretario de Desarrollo Urbano que aspiraba a ser diputado federal por Zumpahuacán. Ávila se llevará consigo a los operadores electorales de choque, los mismos que le permitieron ganar la populosa Ecatepec en dos ocasiones.

Lo cierto es que Eruviel no podrá emigrar con todos sus “mapaches” electorales a la Ciudad de México en busca del tesoro perdido. Hay una circunstancia que Eruviel promueve, y además le preocupa, se trata del futuro electoral de su hija Isis Ávila, quien podría contender por la alcaldía o alguna diputación en su natal Ecatepec, la misma que catapultó a Ávila a la gubernatura pero que en la elección de Alfredo del Mazo sucumbió ante Morena.

 

 

 

Comentarios a [email protected]

 

Comentarios

comentarios