Inicio Destacados OFF THE RECORD 24-05-2022

OFF THE RECORD 24-05-2022

143

Toluca, Edomex; 24 de mayo de 2022.- Se equivoca quien piense que Morena tendrá una victoria garantizada en las elecciones de 2023. El Estado de México es la madre de todas las batallas; aquí se encuentra el padrón electoral más robusto, pero además, se concitan los intereses políticos y empresariales de mayor trascendencia. Es una lucha donde compiten candidatos, partidos, votantes, pero también, grandes capitales, élites políticas, financieras y sociales.

El PRI se jugará aquí el último tren de supervivencia política. Todo está dicho para las elecciones del 5 de junio. Los comicios de Hidalgo y Oaxaca serán la crónica de una derrota anunciada. La responsabilidad política se cargará con Alejandro Moreno, quien ha sido incapaz de siquiera retener alguno de los estados priístas desde 2021, incluido su natal Campeche. El desastre electoral y los escándalos personales de Alito son pretexto perfecto para decantar su renuncia inaplazable; algo que conviene en Palacio Nacional y Estado de México.

Nadie pierda de vista a Miguel Ángel Osorio Chong, posible sucesor de Alejandro Moreno en la dirigencia nacional priísta. El senador buscará reivindicar el ala peñista frente a las elecciones venideras, entre las que se incluye, el Estado de México, cuna del Grupo Atlacomulco. La relación Del Mazo – Osorio goza de buena salud; y junto al hidalguense, la reincorporación de peñistas hoy inactivos. La unción de Osorio podría decantar la posible alianza electoral que construiría el PRI en el año entrante; y la designación de sus candidatos.

Los principales damnificados serán los mexiquenses que forman parte del gabinete del priísmo nacional -como responsables inequívocas de los descalabros-, y que tienen poca presencia en San Lázaro. Hay que añadir un ingrediente adicional, el exsecretario de Gobernación representa al grupo contrario de Luis Videgaray, y de quienes se identificaron con él durante los últimos 15 años.

De confirmarse la llegada de Osorio al CEN del PRI, habría dos condiciones hacia el 2023: por un lado, el control absoluto en la designación del candidato estaría a favor del gobernador en turno, Alfredo Del Mazo; y por otra parte, la ascendencia política de quienes tengan afinidad o cercanía con el expresidente, Enrique Peña Nieto, con un interés genuino por el futuro de su tierra natal.

El escenario del PRI es desolador. Llegaría al 2023 con sólo dos mandatarios estatales, Del Mazo y Miguel Riquelme; y ambos con la encomienda de renovar sus gubernaturas. Es impensable ceder espacios para un panismo igual de disminuido, y que no tendría merecimientos para amagar con hacerse de una candidatura, o bien, para reclamar espacios en los gobiernos estatales, en caso de triunfar en las elecciones.

En septiembre de 2012, cuando Alfredo Del Mazo rindió su primer informe de gobierno, el todavía presidente Enrique Peña anunció que su retiro político se daría en el Estado de México, y quizá sea momento de que, el originario de Atlacomulco vaya preparando su regreso, de un exilio obligado en Madrid.

Morena tiene todo para ganar la gubernatura mexiquense el año entrante; pero el PRI hará todo lo posible para no perder. La batalla iniciará el 6 de junio.

Comentarios a [email protected]

Comentarios

comentarios