Inicio Destacados OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

802

Toluca, Edomex; 24 de enero de 2020.- El punto de quiebre de la elección del año entrante será la chiquillada de partidos políticos. El Partido Verde deshoja la margarita para ir en alianza o participar en solitario. Ahí se enumeran operadores electorales del priísmo como Rafael Osornio, y el mismo Jesús Alcántara, que hacen el trabajo sucio para favorecer a su partido de origen. El Verde será pieza clave en la recuperación electoral del PRI, aun cuando vayan por separado, y tengan triunfos aislados en el estado.

El Partido del Trabajo se topará de frente con su realidad. La franquicia dominada por Óscar González se encuentra sobrevalorada tras la elección presidencial de 2018. Difícilmente tendrá las posiciones políticas que tiene actualmente. Aunque vaya en alianza de nueva cuenta con Morena, ya no tendrá las candidaturas que obtuvo. Su representación se reducirá a un espectro testimonial. Los beneficiarios serán los mismos de siempre: Óscar, Norberto, Joel y pocos más.

El PRD reducido en su capacidad de movilización, explora la posibilidad de ir en alianza o en solitario. Su gran desafío es conservar al menos lo que tiene. El bastión de Nezahualcóyotl, algunos otros municipios representativos y duplicar el número de diputados locales. Su posición en la Legislatura Estatal no tiene impacto en la toma de decisiones. Les urge un cambio de estrategia para recuperar el terreno perdido frente a la desbandada morenista.

La gran incógnita se concentra en los partidos de nueva creación. México Libre apostará únicamente por las elecciones federales. La organización impulsada por Felipe Calderón impulsa su presencia en San Lázaro. Le quitará votos al panismo en el espacio federal. A nivel local, el calderonismo favorecerá a los candidatos del PAN. Sin alianza formal, de facto ambos partidos sumarán en los comicios locales para abarcar mayores espacios municipales.

Redes Sociales Progresistas, proyecto de Elba Esther Gordillo, tiene su potencial en el magisterio federal. Le alcanzará para conservar el registro: ganará un puñado de diputados locales, y con suerte, algunas alcaldías. Sus operadores electorales también restarán posiciones al priísmo. Sus ventajas competitivas se concentran en bastiones específicos: Tlalnepantla, Izcalli, Toluca y hasta Tejupilco, donde sus líderes tienen a sus mayores clientelas.

El partido de Isidro Pastor es una incógnita. Algunos sostienen que a nivel nacional no le alcanzará para el registro. A nivel local, Isidro puede apelar al registro como partido estatal. De conseguirlo, Pastor será un dolor de cabeza para el delmacismo. El atlacomulquense tiene afianzados cientos de operadores políticos que irán por la militancia más desencantada con del priísmo. En las cuentas electorales, le alcanzaría para tener registro y diputados locales.

Comentarios a [email protected]

Comentarios

comentarios