Inicio Destacados OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

206

Toluca, Edomex; 22 de mayo de 2020.- Los cálculos iniciales proyectaron hace dos meses, que en el Estado de México se registrarían hasta 86 mil pacientes por COVID-19 en la etapa más crítica de la contingencia sanitaria. A la fecha, se han diagnosticado poco más de 9 mil pacientes confirmados, pero la cifra podría elevarse hasta 30 mil si se considera aquellos que no fueron sometidos a pruebas y presentaron sintomatología. Es decir, la entidad se encuentra casi a la mitad del brote epidemiológico.

Hay un dato preocupante: los más de 900 fallecidos revela una tasa de mortalidad de casi el 10 por ciento. Está claro que las enfermedades crónico degenerativas entre los mexiquenses se han vuelto una constante por su mala alimentación, sus rutinas laborales de sedentarismo y una carencia de ejercicio constante entre sus habitantes. La comorbilidad de enfermedades como diabetes, hipertensión y obesidad tienen además un alto costo económico.

El próximo lunes se dará a conocer, por parte del gobierno federal, los semáforos de cada estado para diseñar el regreso a la normalidad. En el caso del Estado de México, las autoridades estatales han decidido dividir a la entidad en cuatro regiones. En los casos del Valle de México y el Valle de Toluca, el semáforo se mantendrá en rojo: ahí se concentran el 90 por ciento de los casos de COVID-19, donde habitan 8 de cada 10 mexiquenses, y la ocupación hospitalaria rebasa el 65 por ciento de las camas existentes.

En la zona norte y sur los semáforos transitarán a naranja. Paulatinamente se abrirán algunas actividades comerciales, pero tampoco se pretende aumentar la movilidad, porque eso implicaría el tránsito de personas y el traslado de valores precisamente a las regiones de mayor contagio. Lo que suceda ahí servirá como una prueba piloto para el regreso a la normalidad en el resto del estado.

La próxima semana, todas las instancias de gobierno deberán ampliar los periodos de suspensión de sus actividades que presuntamente reanudarían el 1 de junio, y particularmente aquellas que implican plazos legales. Ahí se enumeran tareas del Poder Judicial, del Tribunal de Justicia Administrativa y del Órgano Superior de Fiscalización. También deberán prolongarse la inactividad en verificentros y el cierre de parques públicos. La reanudación de todos ellos podría ser hasta el mes de agosto.

Conforme la cifra de enfermos crece, cada día la preocupación entre los mexiquenses aumenta en el desarrollo de sus actividades. La probabilidad de que en el entorno de las familias se conozca a alguien con COVID-19 es altísima en medio del pico de la emergencia. Pese a los esfuerzos gubernamentales por mantener el confinamiento, muchos sectores de la economía informal a punto del colapso, han detonado una movilidad en distintos municipios del estado.

Comentarios a [email protected]

Comentarios

comentarios