Inicio Off The Record OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

2414

Toluca, Edomex. 19 de septiembre de 2016.- Si bien Eruviel Ávila no tendrá la toma de decisiones sobre la candidatura del PRI a la gubernatura mexiquense, sí será un factor que incidirá en el ungimiento del candidato. Una de las condiciones que ha soltado Eruviel para garantizar una eficiente operación política en la elección del año entrante, es ejercer un control político de su grupo compacto en las acciones del partido a nivel estatal. Es cuestión de días, se asegura, para confirmar la salida de Carlos Iriarte como dirigente del PRI mexiquense, y lograr la imposición de un eruvielista en ese encargo.

De confirmarse la salida de Iriarte, el hoy presidente estatal del PRI estaría echando por la borda  de aspiración a la candidatura priísta. Ya sin la estructura electoral y la promoción personal que otorga el partido le restaría cualquier posibilidad por convertirse en sucesor eruvielista. Iriarte hace los últimos esfuerzos para quedarse en el despacho de dirigente priísta, pero Eruviel parece haber tomado la decisión de ejercer un control a favor de Ecatepec y los suyos.

alfredotorres_desurbano_planamayor2Alfredo Torres Martínez, hoy secretario de desarrollo urbano, es considerado el jefe político de Eruviel Ávila. Fue Alfredo quien empujó la carrera política del mandatario mexiquense, al nombrarlo secretario del Ayuntamiento de Ecatepec en el muy lejano 1995. En las versiones palaciegas, apuntan al interés de Ávila por nombrar a Alfredo Torres como dirigente estatal del PRI, y erigirlo desde ahora en un coordinador de campaña del candidato priísta a la gubernatura, sin importar en quien recaiga la decisión presidencial.

Luego de su primer informe de labores, el diputado federal, Alfredo del Mazo Maza se desinfló en su incesante promoción personal. El exalcalde de Huixquilucan ha entrado en un impasse ante el inicio por el debate legislativo para la aprobación del paquete presupuestal del año entrante. Del Mazo Maza está obligado a defender el proyecto peñista del gasto público, justificar los recortes recurrentes en educación, cultura e infraestructura, a la par de incrementar los gastos en Presidencia y la Secretaría de Hacienda. Su mira fija en la gubernatura mexiquense, hoy tiene un panorama sombrío en la discusión presupuestal del año entrante.

María Elena Barrera pretende acelerar el paso de su aspiración a la gubernatura. La senadora del Partido Verde ofrece a los alcaldes priístas su asistencia a los municipios mexiquenses para dar conferencias sobre empoderamiento femenino, acompañada de dádivas asistenciales como la entrega de cemento, varilla, grava, bastones, sillas de ruedas. Se trata de un subterfugio de posicionamiento mediante el apoyo de las estructuras municipales afines al partido en el poder. Barrera busca incidir en su proyecto en corto tiempo.

La más reciente publicación de la revista Proceso, publicada ayer domingo, cataloga a la clase empresarial mexiquense entre la corrupción y el enriquecimiento al amparo del poder político. El asunto no es nuevo, pero al final su difusión tendrá efectos colaterales para los grupos políticos que han empoderado a esa nociva élite empresarial. El delmacismo y el hankismo han sido determinantes en esa riqueza abundante en una minoría. La sucesión por la gubernatura mexiquense tiene impactos en otros ámbitos de decisión.

Comentarios a [email protected]

Comentarios

comentarios