Inicio Destacados OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

631

Toluca, Edomex; 15 de noviembre de 2019.- Para quien lo pudiera poner en duda, la buena relación entre Alfredo Del Mazo y el gobierno de López Obrador trasciende coyunturas políticas y acuerdos institucionales. La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero ayer le prodigó su amistad, la misma que mantuvo con su padre, el exgobernador, Alfredo Del Mazo González. El actual mandatario estatal nació en una cuna política que hoy le facilita la interlocución con las élites del poder público, empresarial, religioso y social.

Una decena de acciones y programas del gobierno de México han sido puestos en marcha en territorio estatal. A casi un año de iniciado el mandato de Andrés Manuel, el Estado de México es el más visitado por el presidente. Aquí, personajes como Alejandro Encinas y Horacio Duarte tienen su origen político; y actores como Marcelo Ebrard y Olga Sánchez Cordero mantienen vínculos personales y profesionales con algunos mexiquenses. Del Mazo puede sentirse cómodo con el arropo que recibe por parte de la cuarta transformación.

—————–

La reforma laboral es una muy buena noticia para el escenario de la justicia. A partir del año próximo, hacia el segundo semestre, se pondrán en marcha el Centro de Conciliación Laboral y los Tribunales Laborales que darán mayor certeza a los trabajadores. La intención es privilegiar la conciliación; y dotarle de mayor agilidad a los juicios, pero sobre todo, independencia al ámbito jurisdiccional a favor de los empleados. Es al menos, un buen propósito.

Sin embargo, es fundamental alcanzar la democracia sindical, en un estado caracterizado por el charrismo sindical. Aquí donde se prevalecen liderazgos sempiternos en organismos con la CTM y la CTC, que apuestan incluso al corporativismo de sus sindicatos. El asunto toma mayor relevancia frente a la opacidad de la elección en el magisterio estatal; o la reciente reelección del líder del sindicato de burócratas del estado. Y la autoridad laboral guarda silencio.

——————-

Hay dos funcionarios del gabinete delmacista, que sin un perfil protagónico, han ido adquiriendo más y más responsabilidades políticas públicas.

Se trata de Rodrigo Espeleta, quien como secretario de Justicia tiene en su despacho una toma de decisiones muy por encima de la extinta consejería jurídica. Lo mismo se vincula con los ámbitos de la justica, que con sectores empresariales, sociales, de seguridad pública, derechos humanos, víctimas del delito, entre muchas otras. En un par de años se ha empoderado con sigilo.

Una más es Melissa Vargas, quien instrumenta el programa asistencial más ambicioso: el salario rosa; pero además trae consigo una decena de acciones transversales, que le dotan de presupuesto, funciones y tareas con otros ámbitos de gobierno. Sin ser del círculo cercano, se ha logrado posicionar entre los integrantes del gabinete con mayores tareas por realizar.

Comentarios a [email protected]

Comentarios

comentarios