Inicio Off The Record OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

490
Compartir

Toluca, Edomex. 12 de junio de 2018.- Ni Morena será capaz de ganarlo todo ni el PRI tendrá un escenario tan adverso para perderlo. La integración del Frente que conforman PAN y PRD beneficia al priísmo que compite en solitario en los 125 municipios y los 45 distritos electorales. El voto opositor será disperso. El mejor escenario para los priístas es evitar una absoluta polarización como ocurrió en la elección del año pasado. Pese a todo, la maquinaria electoral del partido oficial alcanzó para retener la gubernatura de mayor peso político.

Conforme a la elección del año pasado, Morena se ratificará como la primera fuerza política en el Estado de México. Los pronósticos y hasta las apuestas electorales, ponen por delante a Morena en al menos 40 municipios. Su mayor predominio será en municipios urbanos y del Valle de México. El priísmo a base de sus propias estructuras podría dominar en otros 40 ayuntamientos, incluidos donde disputa la reelección y que ganó el año pasado. Su hegemonía se manifiesta en municipios rurales y asentados en el Valle de Toluca.

Entre panistas y perredistas se repartirán el otro tercio de los municipios. Un panismo dominante en el corredor azul que prevaleció en la primera década del siglo veintiuno. Y un perredismo que se imponga en  algunos municipios de la zona oriente y en el sur del estdado donde se han afianzado en las últimos comicios.

Ese es el mejor escenario electoral para Alfredo del Mazo. El PRI ha logrado cogobernar con PAN y PRD durante los últimos 25 años. Después del 2 de julio no sería la excepción.

Si la premisa se confirma, la legislatura estatal también se dividiría en tercios. Con una legislatura dividida en partes iguales, panistas y perredistas serán la bisagra de negociación para Del Mazo y los priístas. Ahí está la clave en la gobernabilidad de la primera mitad del sexenio delmacista. Un escenario de mayoría abrumadora a favor de Morena, lo pondría en un punto de quiebre insostenible para su gobierno. El PRI requiere que la oposición crezca, para atomizar el voto de castigo. La estrategia del priísmo no se concentra en sus candidatos y sus cotos de poder.

En medio de la batalla electoral, al priísmo le conviene un golpe de suerte para que sus aliados, como el Partido Verde y Nueva Alianza, puedan ganar un puñado de municipios. Más vale ayuntamientos aliados que adversarios. La mayoría de los candidatos verdes y turquesas son expriístas excluidos. Un triunfo del Verde o Panal, es un disfraz a la medida del priísmo.

————————-

Este martes, se desarrolla el tercer y último debate presidencial. Es la última llamada de los candidatos para convencer a los votantes indecisos, a los del voto volátil y a los del voto oculto. Las encuestas muestran vacíos por electores marcados por la indecisión. Sin embargo, conforme avanzan las campañas, más desincentivan a los votantes. La recta final de las campañas busca convencer y fortalecer los grupos de apoyo. Los votantes han perdido interés, y en el extremo muestran hartazgo. Será el debate menos visto, pero quizá sea el definitivo.

 

 

Comentarios a contacto@planamayor.com.mx

 

Comentarios

comentarios