Inicio Off The Record OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

360

Toluca, Edomex; 12 de mayo de 2020.- ¿Dónde está el gabinete? Frente a la pandemia por COVID-19, el gobernador Alfredo Del Mazo parece actuar casi en solitario en la toma de decisiones para afrontar la contingencia sanitaria, la crisis económica, la tensión social y la vulnerable gobernabilidad del estado. Salvo Gabriel O´Shea, obligado por las circunstancias de salud, el resto de sus integrantes parece omiso en la actual coyuntura política. En los diversos sectores sociales hay muchas dudas de la actuación de sus secretarios de gabinete.

El fin de semana, cientos de mexiquenses en distintos municipios salieron a las calles -producto de la desinformación- para oponerse a brigadas de sanitización en sus comunidades. Salvo un tuit de la secretaria de seguridad, Maribel Cervantes para aclarar que no existía ninguna acción sanitaria, nadie más salió a contener la crispación social.

En medio de la actual emergencia sanitaria está claro que las peores consecuencias será para las familias que padecen altos índices de marginación. Hasta la fecha, Eric Sevilla se mantiene no sólo en resguardo domiciliario sino en una desaparición de su función pública. Su jefe anunció al principio de la cuarentena que la entrega de programas sociales sería anticipada, pero nada se sabe de los avances en esa tarea, ni mucho menos acciones para los próximos meses para las familias más pobres.

Otra profunda preocupación, se concentra en el rubro educativo. No todas las familias tienen acceso a una computadora en casa, ni tampoco al Internet para atender clases a distancia, solo basta darse una vuelta en el sur o norte del estado. Los contenidos educativos por Televisión Mexiquense parecen insuficientes para las comunidades de mayores rezagos sociales y de amplias brechas educativas. Tal parece que todos los estudiantes mexiquenses, sin importar su grado de estudios o nivel socioeconómico tienen las mismas necesidades en esta contingencia de salud. Es muy improbable que el regreso a clases pueda darse el 1 de junio, y el ciclo escolar corre el riesgo de quedar inconcluso para los sectores más desprotegidos.

En las zonas rurales, es donde menos ha afectado el brote de contagios por COVID-19, quizá por eso la secretaria Rocío Díaz asume que el sector agropecuario no requiere de acciones extraordinarias en la crisis actual. De no ser porque el titular del Ejecutivo ha anunciado estrategias de atención, nada sabríamos del apoyo al campo que resulta fundamental por dos razones: las miles de familias que viven del sector primario y la dotación de alimentos que ha sido esencial cuando otras áreas económicas están paralizadas.

En casi dos meses de contingencia sanitaria, el gobernador parece haberse quedado solo. Son muy pocas las luces y las voces que le hacen frente a la pandemia.

Comentarios a [email protected]

Comentarios

comentarios