Inicio Off The Record OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

120
Compartir

Toluca, Edomex. 10 de mayo de 2019.- Muy probablemente la alianza política que ha unido al Estado de México con Hidalgo durante los últimos 25 años pueda colapsar en el corto plazo. A últimas fechas, el gobernador hidalguense, Omar Fayad ha mostrado sus afectos para impulsar a su paisana, Carolina Viggiano como candidata a secretaria general del PRI. En esa lógica, se advierte que Fayad terminará por respaldar el proyecto del campechano Alejandro Moreno Cárdenas por la dirigencia nacional priísta.

Hasta la fecha, el gobernador Alfredo Del Mazo no ha abierto sus cartas ni ha mostrado sus afectos entre los candidatos priístas. Sin embargo, si desde el peñismo se busca incidir a favor de la postulación de José Narro, está claro que la clase gobernante mexiquense tomará distancia del grupo Hidalgo, al que tan cercano se mantuvo durante el sexenio presidencial de Peña Nieto. Ahí falta un factor sustancial por determinar: la compañera de fórmula de Narro podría dar mayores pistas sobre sus alianzas partidistas.

Un factor adicional se concentra en torno al aeropuerto de Santa Lucía. Hasta el último momento de la cancelación del proyecto peñista, el gobierno hidalguense impulsó las ventajas de construir la nueva terminal aérea en Tizayuca, aquella opción que compitió contra Texcoco en tiempos foxistas. Aunque Santa Lucía, localizado en Tecámac y Zumpango, marca una colindancia con Hidalgo, se establece que la mayor inversión pública y privada se quedará en el Estado de México.

Omar Fayad y Alfredo Del Mazo son dos gobernadores que han asumido los mayores niveles de interlocución con López Obrador. El primero, tras la desgracia en Tlalhuelilpan. El segundo, por el proyecto del aeropuerto en Santa Lucía. Lo cierto es que, ambos mandatarios priístas tienen la condición para reclamar un liderazgo al interior de su partido, en temas que les son comunes, pero también por algunos matices que ya los distancian.

————————

En la Secretaría de Desarrollo Social busca fortalecer el programa Niñez Indígena, que tiene como propósito que funcionarios públicos donen una cuota mensual de su salario, la cual se replica con presupuesto público. Bimestralmente se otorga apoyo alimentario, y cada año se les proporcionan útiles escolares para infantes de pueblos originarios en escuela primaria y secundaria. Hasta el momento, la estructura del Poder Ejecutivo beneficia a cerca de 10 mil niños y niñas indígenas en condiciones de marginación.

Ahora, el gobierno de Alfredo Del Mazo pretende que los ayuntamientos refrenden convenios para apadrinar a más infantes de escasos recursos. Y por primera ocasión, se busca acercar el programa más allá de las instancias públicas. De manera inicial, se ha invitado formalmente a cámaras empresariales para que la iniciativa privada pueda sumarse al programa, aporte sus cuotas de apoyo a niños y niñas indígenas, y ampliar con ello, el padrón de beneficiarios.

Comentarios a contacto@planamayor.com.mx

Comentarios

comentarios