Inicio Off The Record OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

384

Toluca, Edomex. 6 de junio de 2019.- Alfredo Del Mazo se volvió a apropiar del escenario. A su salida de Palacio Nacional, tras reunirse con López Obrador, concentró la atención de los medios. Salió al paso y habló a nombre de todos los gobernadores priístas. Dio el mensaje mediático, posicionó sus prioridades y las de sus homólogos. Marcó la pausa y desvío los temas que no quiso abordar. Por encima de la sucesión priísta, el mandatario mexiquense se hizo notar de nuevo. Del Mazo ya le ganó al resto: ya sea por su interlocución con Andrés Manuel, ya sea por la importancia electoral y financiera del Estado de México, o quizá, por ser heredero del poder presidencial del sexenio pasado.

El futuro del PRI sí forma parte de la agenda de los gobernadores. No todos están convencidos de ir con “Alito”. Del Mazo lanzó una sola premisa: avanzar en unidad. Ante la muestra de lo inevitable, si “Alito” con-vence al resto de los mandatarios, tendrá media presidencia en la bolsa. Pero Alfredo impondrá un liderazgo sobre un dirigente nacional que saldría del minúsculo Campeche. El futuro del priísmo, transita en lo financiero y en lo político por el Estado de México, y no necesariamente por su clase gobernante. Ahí, es donde Del Mazo les ha ganado la partida a los demás gobernadores.

Ningún gobernador se manda solo, y las definiciones vendrán desde fuerzas externas para mandar línea a los mandatarios priístas. La boda de la hija de Juan Collado podría definir pautas de hacia dónde caminar.

Del Mazo salió a los medios con soltura y mesura. Bien podría marcar la agenda pública en abundantes temas políticos. Todo es cuestión de que asuma que los medios no son enemigos, sino la interlocución con el poder político, y en definitiva con sus gobernados. No todo son eventos controlados y discursos impostados. El liderazgo también requiere de otros desafíos y más constantes. Ahí está la prensa que escucha, pero también está obligada a preguntar.

————————

José Ramón López Beltrán es el líder de facto  de Morena en el Estado de México. En su escritorio, hace casi 18 meses, fueron aprobadas todas las candidaturas a alcaldías y diputaciones. Ha recorrido el estado con mayor frecuencia que cualquier político mexiquense en el último sexenio. Su presencia frente a alcaldes mexiquenses, se debe a una mala evaluación por parte de la ciudadanía en el primer semestre del año. Vino a regañar y a enmendar las conductas que pueden tener un costo político para Morena en el corto y mediano plazo. Fue, es y seguirá siendo el operador político de Morena en la entidad.

En principio, les pidió a cada uno de los alcaldes cesar con los despidos de personal en los Ayuntamientos. Morena detectó que los presidentes municipales sacaron la guillotina con tres pretextos: austeridad, romper con el viejo régimen y cautivar a liderazgos morenistas para incidir en la definición del Consejo Estatal de Morena que se renovará hacia finales del año. Los ediles deberán tomar decisiones de gobierno, pero sin tomar como base su futuro personal. Acercarse a la gente es fundamental para elevar sus calificaciones, les remarcó. Dejó en claro que en Morena no habrá reelección, pero un buen desempeño en las alcaldías abriría la puerta a los ediles a saltar a otro cargo de elección popular.

López Beltran aseguró que los programas sociales aterrizarán en los municipios. Sin embargo, sostuvo, que todo apoyo entregado será a nombre del presidente, López Obrador. Origen y futuro del movimiento. Y hasta ahora, el presidente, es el hombre mejor evaluado del morenaje. Tras el encuentro, platicó en lo particular con cada uno de los diez alcaldes, incluidos Naucalpan, Tlalnepantla y Atizapán de Zaragoza, para reprocharles aquello que deberán corregir a la brevedad. Su presencia en la entidad será constante.

Comentarios a [email protected]

Comentarios

comentarios