Inicio Destacados OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

756

Toluca, Edomex; 6 de febrero de 2020.- El próximo 2 de marzo, el gobernador Alfredo Del Mazo conmemorará la fundación del Estado de México. Deberá aprovechar su momento para un relanzamiento de su gobierno, incluidos los ajustes a su gabinete. De ahí partirá su operación política para recuperar el terreno perdido. La elección del año entrante es fundamental para la gobernabilidad del estado, pero sobre todo para tener alguna posibilidad de retener el estado para el Grupo Atlacomulco.

Ganar el 2017 resultó de la ecuación compartida entre gobierno federal, estatal y municipales. Hoy, el priísmo no tiene al gobierno federal y apenas preside 21 ayuntamientos, insuficientes para dar la pelea por la sucesión de 2023. En paralelo, a la fecha el PRI no tiene claridad sobre posibles candidatos, mientras en la acera de enfrente ya hay al menos precandidatos en Morena y en el PAN que ganan en posicionamiento y en reconocimiento electoral.

———————

En cualquier escenario electoral, por simple lógica numérica Morena disminuirá su hegemonía política a partir del año próximo. A pesar de la aprobación presidencial de Andrés Manuel López Obrador, es un hecho que los niveles de participación disminuirán sostenidamente, y eso dará como consecuencia una elección más competitiva. En números electorales, Morena perderá un tercio de los municipios que hoy gobierna y difícilmente mantendrá la mayoría legislativa del Congreso local.

A la inercia política de Morena, que antes enfrentaron PAN y PRI tras ganar la elección presidencial, se deben sumar otros dos factores: el desastre que están siendo algunos gobiernos municipales morenistas convertidos en una absoluta decepción; y por otra parte, la falta de directriz del partido en el Estado de México. La pugna interna entre los grupos políticos terminará por dividir los esfuerzos de su movimiento, y eso facilitará al reposicionamiento de la oposición.

—————

En los últimos 18 meses, Alejandra del Moral ha renovado a los sectores y organizaciones del PRI; a sus estructuras seccionales y municipales; y finalmente ayer ajustó sus piezas en las secretarías de su gabinete. En la práctica, Del Moral tendría una maquinaria más aceitada rumbo a las elecciones de 2021, con un equipo cercano a sus afectos y acatando las componendas del poder que exigen los grupos políticos priístas. Ya no habría pretexto para entregar malos resultados en los comicios del año próximo.

Lo cierto es que, en el reparto de posiciones se puede advertir que Alfredo Del Mazo ha decidido compartir el gabinete priísta para compartir la responsabilidad electoral con los exgobernadores. Camacho, Chuayffet, Montiel, Eruviel y hasta Peña Nieto tienen espacios de decisión que deberán comprometerlos a rescatar a un partido en ruinas. La designación de candidaturas tendrá la misma lógica para que todos los grupos políticos tengan la obligación de colaborar con un partido que pasa por su peor momento.

Comentarios a [email protected]

Comentarios

comentarios