Inicio Destacados OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

244

Toluca, Edomex; 5 de febrero de 2020.- Alejandra del Moral ha decidido hacer ajustes a la estructura priísta. Los cambios van desde nuevos nombramientos en su gabinete hasta la designación de nuevos coordinadores regionales. También se ha establecido una rotación general de los delegados municipales. Los enroques son cosméticos. Los mismos de siempre para repetir las estrategias del pasado reciente. El escenario resulta desolador, porque quienes perdieron las elecciones en 2018 serán los operadores de los comicios intermedios de 2021.

En el fondo, prevalece un descontento por parte de quienes se sienten excluidos. En la forma, Del Moral sigue imponiendo el control político de un partido desahuciado. Quienes sean nombrados en las próximas horas han recibido la instrucción de ponerse a trabajar hasta la primera quincena de marzo. Quienes se van, deberán irse a la reserva de priístas desplazados. Algunos operadores siguen siendo seducidos por el poder vigente de partidos de oposición.

—————–

En Lerdo 300, todos están a la espera de los ajustes al gabinete delmacista. El cuento de Pedro y el lobo advierte que ahora sí ya están por ejecutarse. Las expectativas han tenido que esperar al menos ocho semanas. Nombres van y vienen. Lo que se pone sobre la mesa es un relanzamiento del gobierno de Alfredo Del Mazo apenas transcurra el evento del 2 de marzo.

Lo cierto es que, ayer se anunciaron algunas modificaciones menores en la Secretaría de Desarrollo Agropecuario. Por un lado, se designó a Edgar Díaz Álvarez, director general de Agricultura, y a Mario Vallejo Madrazo como director general de Infraestructura Rural. En la misma secretaría se designaron a cinco delegados regionales que apenas merecieron una fotografía en redes sociales, y ni siquiera alcanzó el espacio para mencionarlos por su nombre.

—————–

El próximo 3 de marzo, el rector Alfredo Barrera Baca rendirá su tercer y penúltimo informe de labores. Una vez que transcurra dicho evento, se desatará la efervescencia por la sucesión de la rectoría. En el escenario más desolador, Barrera ha debido enfrentar diversos desafíos políticos y financieros, pero el último año siempre ha sido de una despedida anticipada. En los ánimos sucesorios, la 4T también tendrá sus propios intereses al interior de la Universidad. Algo es casi seguro: todavía no será mujer la próxima rectora.

En la Legislatura local, sigue pendiente la dictaminación de la Ley Universitaria que pudiera abrir la puerta para tener una elección mucho más abierta para la renovación del próximo rector. Aunque todo parece indicar que el posible sucesor de Alfredo Barrera salga de entre uno de los integrantes de su gabinete. A un año de distancia, la sucesión universitaria será parte del debate público.

Comentarios a [email protected]

Comentarios

comentarios