Inicio Destacados OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

232
Gómez Monge. Imputaciones.
Gómez Monge.

Toluca, Edomex; 4 de octubre de 2019.- A dos años del gobierno delmacista, el diagnóstico más severo en la Secretaría Salud ha concluido que el mayor lastre del sector en los últimos diez años se llama César Gómez Monge. El impresentable secretario que empoderó Eruviel Ávila, a quien le vendió la idea de ser su plan A para convertirse en candidato a gobernador. Usó la dependencia para su beneficio personal y su ambición política: las consecuencias fueron financieras, estructurales y operativas en una institución muy enferma.

El segundo informe delmacista confirma lo inevitable: existía una excesiva plantilla de personal administrativo al servicio de Gómez Monge. A la distancia, ya se han contratado médicos y enfermeras en reemplazo de esos operadores electorales. El daño presupuestal fue tan drástico que, se han pagado 3 mil 600 millones de pesos, pero los pasivos todavía suman 6 mil millones de pesos, es muy probable que la deuda pueda saldarse hasta el final del sexenio.

Pero al secretario consentido del eruvielato también le dio tiempo de hacer negocios al amparo del poder. El Centro Oncológico de Ecatepec, el más ambicioso en salud pública, fue licitado para su edificación a una empresa dedicada a construir carreteras. El contrato ya se dio por terminado frente a inconsistencias técnicas y financieras. La empresa favorecida por Gómez Monge ha comenzado una disputa legal con el gobierno delmacista.

Es muy probable que todo el daño cometido por César Gómez sólo quede como un asunto anecdótico. Quizás haya nulas posibilidades de que existan consecuencias administrativas o penales. Lo único deseable sería que, al menos haya acciones políticas, que eviten que este muchacho arrastrado por sus impulsos, frivolidades y ambiciones no vuelva a ocupar un cargo público durante los próximos años. El Estado de México lo agradecerá demasiado.

——————-

Antes de cada comparecencia, algunos diputados locales deberían tener una idea del ámbito de responsabilidad de cada secretario. La escena se repite. Ayer, no faltó la legisladora que cuestionó una y otra vez a Maribel Cervantes sobre cuestiones que competen a la Fiscalía de Justicia. Muy lejos está la oposición de tener una interpelación como la que caracterizó a la izquierda en el último informe de Miguel de la Madrid, durante el salinato o el sexenio zedillista. Hubo mantas para exigir la renuncia de la titular de Seguridad, pero no trascenderán los cinco minutos de fama mediática.

Algo que se debe reconocer a Maribel Cervantes, fue un grado de autocrítica para admitir que se está muy lejos de alcanzar los objetivos para combatir a la delincuencia. Optó por involucrar a las policías municipales, antes que deslindar sus culpas con el gobierno de López Obrador. De seguir en el cargo en el próximo año, insistió en contener o disminuir la incidencia delictiva. Descartó su renuncia por presiones políticas, pero tiene en claro que los cargos son temporales.

Comentarios a [email protected]

Comentarios

comentarios