Inicio Destacados OFF THE RECORD

OFF THE RECORD

452

Toluca, Edomex; 2 de julio de 2020.- Como parte de los viejos usos y costumbres del régimen priísta, en la práctica prevalece el ejercicio de facultades metalegales atribuibles al presidente, gobernador o alcalde en turno, quienes toman decisiones al interior del partido con efectos electorales.

En el Estado de México, por encima de cualquier otra entidad, la militancia tricolor reconoce en el gobernador en turno al primer priísta, quien asume como jefe de partido de facto para aprobar candidatos, definir alianzas y operar estrategias que incidan en favor de su grupo político. Del Mazo ejerce desde hace casi tres años como primer priísta del estado.

La lista de candidaturas a alcaldes y diputados locales, tradicionalmente, se evalúa y palomea en las oficinas de Lerdo 300. El priísmo local diseña escenarios y sugiere las ternas, pero no tiene acciones definitivas. Tras la derrota presidencial del año 2000, los gobernadores Montiel y Peña asumieron un virreinato político inédito. Eruviel se sujetó al poder presidencial peñista. Pero Del Mazo ha recuperado el poder omnímodo para favorecer a su círculo cercano, y las elecciones intermedias de 2021 no serán la excepción.

Lo que suceda en el PRI del Estado de México durante los próximos 11 meses, será decisión del gobernador en turno, por encima de su dirigencia nacional encabezada por Alejandro Moreno. Y rebasa de fondo a Ricardo Aguilar, quien pretende asumir un liderazgo al interior del priísmo local que no tiene ni le corresponde. En el futuro inmediato, el delmacismo deberá sacudirse los fantasmas del peñismo que pretenden jugar rounds de sombra al interior de su propio partido. Las intenciones son claras: el reparto de candidaturas.

Es probable que la enmienda lanzada en fecha reciente por Aguilar hacia Del Moral para no adelantar alianzas electorales, haya sido instruida desde las oficinas de la gubernatura. Pero por su forma tan brusca, sólo ha alimentado de comentarios negativos para los detractores de Alejandra entre el priísmo mexiquense que se siente agraviado con su dirigencia.

No es casualidad el guiño lanzado por el senador Eruviel Ávila, quien en fecha reciente ha pedido cerrar filas en torno al gobernador Del Mazo. En particular, el exmandatario estatal ofreció trabajar para su natal Ecatepec. El eruvielismo ya ha levantado la mano para buscar la alcaldía y algunas diputaciones del municipio más poblado del país. Erasto Martínez e Isis Ávila están formados para ser parte de las candidaturas priístas hacia el año entrante.

Los exgobernadores siempre tienen un margen de maniobra para sus grupos políticos. El peñismo tiene un amplio listado para reintegrar a miembros de su gabinete que están en el ostracismo desde hace 19 meses. Los montielistas siempre se forman y algo les tocará en el reparto del pastel político. El círculo de César Camacho, aunque reducido, ha sido de los más beneficiados en los últimos dos sexenios. Y con menos influencia, también hay que contar a Chuayffet que pretende colocar a los suyos en el escenario electorero.

Al dirigente nacional del PRI y su equipo de trabajo, sólo se les avisará las decisiones aquí tomadas, para beneficio del Grupo Atlacomulco.

Comentarios a [email protected]

Comentarios

comentarios