Inicio Destacados No quiero unanimidad sino unidad: Del Moral; contienda del PRI es suicida:...

No quiero unanimidad sino unidad: Del Moral; contienda del PRI es suicida: Cuauhtémoc

252

Francisco Ledesma

Toluca, Edomex; 5 de noviembre de 2019.- Con un PRI sumido en el peor fracaso electoral de su historia, el proceso de renovación de su dirigencia en el Estado de México recurrió a las mimas prácticas de la “cargada” y los candidatos “oficiales” para favorecer a la fórmula de unidad encabezada por Alejandra del Moral Vela y Darío Zacarías Capuchino, quienes se encaminan a presidir al tricolor para el periodo estatutario 2019 – 2023.

En la acera de enfrente, Cuauhtémoc García Ortega y Silvia Núñez Montero también solicitaron su inscripción al proceso interno, aunque de facto han sido descalificados de la contienda por presentar su documentación incompleta. Dentro de su registro no cuentan con los requisitos de la convocatoria, y tienen hasta la media noche para solventar dichas inconsistencias.

Desde las 10:00 horas de este martes, la Comisión Estatal de Procesos Internos se instaló para recibir la solicitud de registro de los aspirantes a la dirigencia priísta en el Estado de México.

En las calles aledañas, una decena de autobuses ya se encontraba estacionado; a bordo habían llegado alrededor de 400 militantes para lanzar sus arengas a favor de Del Moral y Zacarías. Sin mucha clase política, el arropo se dejaba sentir por parte de los sectores y organizaciones, los mismos que habían despedido hace menos de dos semanas a Alejandra como su jefa política.

Entre los asistentes se encontraba Sandra Méndez de la CNOP; el exalcalde inhabilitado, David Sánchez Isidoro; Cristina Ruiz; y otras piezas de su gabinete como Fernando Alberto García Cuevas, José Luis Palacios, Elena Lino, y otros.

En primera fila tenía su lugar reservado Ismael del Moral Castro, padre de la exalcaldesa de Cuautitlán Izcalli. También apareció Ignacio Beltrán, secretario del PRI saliente.

Del Moral y Zacarías ingresaron a la sede del PRI estatal, donde ya los esperaban las porras, las matracas, las lonas de apoyo y la militancia incondicional. En apenas 15 minutos, les recibieron su documentación sin que existieran observaciones sobre el expediente de la fórmula oficial.

“Efectivamente, uno no es monedita de oro, pero estamos dispuestos a seguir trabajando por el PRI. No queremos unanimidad, queremos unidad en torno al partido, queremos dejar perfectamente claro que queremos un partido de puertas abiertas, y un partido que también cree que la democracia lleva consenso y no sólo consulta a la base”, afirmó en entrevista.

– ¿Va a sentarse con Mario Santana, Arturo Osornio o Gustavo Cárdenas, que no van a venir a registrarse pero que hicieron su chamba política?

Si conoces a esas personas, a las que respeto profundamente, efectivamente no vienen a registrarse, no vienen a registrarse porque hemos llegado todos en trabajo conjunto a una mesa de respeto, de unidad, pero sobre todo de compromiso con el partido.

– ¿Usted habló con ellos para ser la candidata de unidad?

Sí, me senté con todos los que tenía que sentarme, pero además con mucho respeto, ellos no son solo el PRI, el PRI es una militancia que quiere estar en la calle.

Alejandra y Darío se dieron tiempo para dejarse apapachar por la militancia convocada, tomarse la selfie, agradecer el acompañamiento durante su registro, para salir más tarde por el estacionamiento privado al que conduce el sótano del PRI local.

sdr

Minutos más tarde, Cuauhtémoc García Ortega y Silvia Núñez Montero, ingresaron por la puerta principal del PRI mexiquense. Apenas acompañados de una veintena de personas que los alentaban tímidamente, frente a la imposibilidad de contender en un proceso equitativo. Sólo el exgobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz como actor destacado de la clase política nacional.

Su documentación fue revisada minuciosamente por la Comisión Estatal de Procesos Internos encabezada por Alfonso Arana. En total, cuatro documentos les hicieron falta como fórmula: la constancia de militantes que expide la Secretaría de Organización a cargo de Andrés Aguirre Romero; los apoyos de los comités municipales –los que presuntamente están cooptados por la fórmula oficial-; la acreditación emitida por el Instituto Reyes Heroles; y para colmo, un adeudo de sus cuotas partidistas desde 2014.

García Ortega sostuvo que en momentos que se pensaba “democratizaría el PRI, volvemos a ver las caras de siempre y los mismos de siempre y eso lo vemos con mucha preocupación”, atajo.

“Desde luego que no me dieron las firmas porque tenían instrucciones precisas de Alejandra del Moral de no darle las firmas más que a ella”.

Pese a haber realizado el examen del Instituto Reyes Heroles, fueron notificados de no haberlo acreditado para efectos de la convocatoria. “Cuando pregunto, quién dirige esa fundación Reyes Heroles, y me dicen un tal Ospital, y ¿quién es?, me dicen, a poco no sabes lo que representa en tu estado”, añadió.

Confirmó que presentó un recurso de impugnación ante la Comisión Estatal de Procesos Internos derivado de los elementos de inequidad para los aspirantes a la dirigencia estatal. “Es un proceso suicida para el PRI, quien lo diseñó así, ha de querer que el PRI desaparezca, y los militantes no queremos que desaparezca”, detalló.

Será mañana miércoles al mediodía, cuando la Comisión Estatal de Procesos Internos realice la validación de los registros, en donde se puede anticipar que la fórmula de Cuauhtémoc García y Silvia Núñez sea declarada improcedente.

En tanto, al subsistir la fórmula única de Alejandra del Moral y Darío Zacarías, se convertirán de facto en los titulares de la presidencia y la secretaría general del PRI para los próximos cuatro años. Su toma de protesta se formalizará en los próximos días.

Comentarios

comentarios