Inicio Noticias Luis Miranda Nava “regala” notaría pública a su padre

Luis Miranda Nava “regala” notaría pública a su padre

5106

Redacción

Luis Enrique Miranda Nava, actual secretario General de Gobierno regaló a su padre Luis Miranda Cardoso, la notaría pública número 16 que desde el pasado lunes opera en la capital mexiquense. La misma se ubica sobre la calle de Texcoco en el centro de la ciudad.

El inmueble es identificado como la casa de los Miranda, que en el 2006 se convirtió en la Casa de Campaña de Miranda Nava cuando compitió  por la alcaldía de Toluca y perdió. En el 2009, durante el proceso electoral se ocupó como  un war room de la Secretaria General de Gobierno.

El nuevo notario número 16, Luis Miranda Cardoso, fue presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado de México, durante el mandato de Arturo Montiel Rojas.  Por recomendación de éste, fue que su hijo, Luis Miranda Nava, se incorporó al gabinete estatal  como subsecretario de Asuntos Jurídicos.

Desde ahí Miranda Nava tejió una amistad con el gobernador Montiel Rojas, a quien acompañaba todos los fines de semana a jugar tenis, el deporte favorito del ex mandatario. Años después, Montiel lo designó secretario de Finanzas, y hasta lo utilizó de prestanombres para realizar algunas operaciones inmobiliarias. Sólo basta recordar el caso de una residencia en Tonatico, al sur del estado, que Miranda Nava compró para luego entregársela a los hijos de Montiel y estos entregársela a su madre, Paula Yáñez, una vez que ésta se había divorciado del entonces gobernador.

En tanto, su padre, Luis Miranda Cardoso, dejó la presidencia del TSJEM para convertirse en un magistrado de sala en Toluca, con un salario nada despreciable de 216 mil pesos mensuales. A mediados de junio pasado, concluyó el periodo para el cual fue designado magistrado del Poder Judicial y gracias a una reforma que promovió su hijo Miranda Nava ante el Congreso, los magistrados que dejan el cargo, tienen acceso durante cinco años a  seguir percibiendo su salario como una contaprestación del Poder Judicial. Durante cuatro años accederá al cien por ciento  de sus emolumentos y el quinto año al 80 por ciento.

No pasaron ni seis meses de que Miranda Cardoso dejó el Poder judicial, cuando su hijo decidió hacer lo necesario para convertirlo en notario.  A partir del pasado lunes, Miranda Cardoso ya cuenta con una notaría pública, lo que podría configurarse en un hecho de tráfico de influencias.

En la entidad ha sido recurrente que las notarías se han vuelto premios para aquellos que han ayudado a servido al gobernador en turno. El último caso fue el Luis Alberto Domínguez, quien dejó la  presidencia del Instituto de Transparencia y Acceso a la Información de la entidad para ocupar una notaría en el distrito de Cuautitlán.

Antes, Humberto Benitez Treviño, ex secretario general de Gobierno, también entregó una notaría a su hijo del mismo nombre, y algunos diputados locales también accedieron a notarias culminando su gestión como legisladores.

 

Una carrera llena de escándalos

La carrera de Miranda Nava se ha visto envuelta de forma recurrente por el escándalo. En 2005, fue acusado de ser el prestanombres del ex gobernador Arturo Montiel Rojas, quien fue acusado de enriquecimiento ilícito y malversación de recursos públicos. En esas circunstancias Miranda Nava debió comparecer ante el Ministerio Público donde reconoció haber adquirido al menos dos predios en el municipio de Tonatico que posteriormente habría vendido a Arturo y Juan Pablo Montiel Yáñez, hijos del ex mandatario estatal.

Hacía 2008, Miranda Nava fue investigado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público por presunta defraudación fiscal donde se le acusó de falsificar facturas y comprobantes fiscales dentro de los gastos erogados en su campaña electoral de 2006 cuando perdió la alcaldía de Toluca frente al panista Juan Rodolfo Sánchez Gómez.

Apenas en 2010, la cuestionada investigación sobre la muerte de Paulette Gebara Farah volteó los ojos sobre Luis Miranda Nava, quien se dijo controló algunas circunstancias de la indagatoria, y dio un vuelco a la hipótesis del homicidio que tenía a Lissete Farah, madre de la menor, como principal indiciada en las primeras pesquisas ministeriales. Cuando se resolvió que la muerte había sido accidental, trascendió que Alma Saldaña Farah, entonces novia de Miranda Nava mantenía un parentesco consanguíneo con Lissete.

Miranda Nava negó el parentesco de Alma Saldaña Farah con Lissete Farah, y fue apenas el mes pasado que contrajo nupcias con Saldaña en una recepción privada en Ixtapan de la Sal. El hoy secretario general de gobierno estuvo casado con Gabriela Barrera Tapia, hermana de María Elena, actual presidenta municipal de Toluca.

Hoy, envuelto en un nuevo escándalo, Miranda Nava ha otorgado a su padre Luis Miranda Cardoso una notaría pública.

 

 

 

Comentarios

comentarios