Inicio Noticias La fiesta de Enrique Vargas dentro de un panismo en armonía rumbo...

La fiesta de Enrique Vargas dentro de un panismo en armonía rumbo al 2021 y 2023

260

Israel Dávila

Toluca, Edomex. 1 de septiembre del 2019.-  Los más de mil 500 panistas que asisten a la XXVI Asamblea del PAN requieren la mínima provocación para enaltecer a quien, se dice, será su candidato al gobierno del Estado de México en 2023, Enrique Vargas del Villar, hoy presidente municipal de Huixquilucan y uno de los principales activos del panismo mexiquense.

Solo basta que alguien en el presídium evoque su nombre para que la Asamblea lance el coro “Enrique, Enrique, Enrique” y para que el aludido, se ponga de pie y arengue con su brazo derecho para dar seguimiento a la porra.

Así arrancó la Asamblea estatal del PAN en la que con mucha civilidad, los militantes del blanquiazul elijen a los 100 magníficos que formarán parte del Consejo estatal del partido para los próximos tres años.

Este domingo, el invitado de honor es el dirigente nacional del PAN, Marko Cortés, quien para no desentonar con el auditorio lanza elogios al presidente municipal de Huixquilucan al considerarlo “el mejor alcalde que tiene el partido en el Estado de México y uno de los mejores evaluados en el país”.

En los corrillos del PAN es un secreto a voces que Enrique Vargas será el próximo candidato del partido al gobierno del estado, pues así fue pactado hace más de un año por los liderazgos que ahora controlan a Acción Nacional en la entidad; el propio Enrique Vargas; Anuar Azar, coordinador de los diputados locales del PAN; el exdirigente estatal del partido y actual representante del PAN ante el Instituto Nacional Electoral, Víctor Hugo Sondón y otros liderazgos locales, como Ana Balderas de Atizapán de Zaragoza y el exdirigente del PAN, Francisco Gárate.

A este acuerdo, poco a poco se han ido integrando más expresiones, lo que ha permitido a cada quien cuidar su parcela dentro del partido y abonar a la civilidad y armonía que se vive al interior del PAN.

A Enrique Vargas no sólo no le incomoda la etiqueta de favorito para la candidatura a la gubernatura del estado, sino lo asume y lo presume. “¿Desgaste? , para nada”, responde ante el cuestionamiento de lo que podría provocar un destape tan anticipado.

“No sé si sea desgaste o no, lo que sí sé es que está claro el trabajo que estamos haciendo y que ha permitido que sea considerado el alcalde mejor calificado del Estado”, agrega.

Hoy, a pesar de no estar dentro de la lista de candidatos al Consejo estatal, Enrique Vargas es el más vitoreado. Llega en la comitiva principal junto al presidente nacional del PAN, Marko Cortés y al dirigente estatal Jorge Inzunza, quien ostenta este cargo gracias al respaldo del propio Vargas.

Su nombramiento como presidente de la Asociación Nacional de Alcaldes (ANAC) el organismo que congrega a todos los ediles del país emanados de Acción Nacional, es el pretexto para ubicarlo al lado del líder del panismo en el país, quien cada vez que nombra al alcalde de Huixquilucan, se transforma en una porra para el edil. No importa si Cortés sigue con su discurso, el coro de “Enrique, Enrique, Enrique” se escucha más que nada en el auditorio del Centro de Convenciones del Estado de México lo que obliga al dirigente panista a hacer una nueva pausa en su alocución.

Falta mucho tiempo, excusa Vargas, para considerarse con la candidatura del PAN en la bolsa, pues hay muchos liderazgos importantes en el PAN, pero nosotros seguimos trabajando y dando resultados, resultados de gobierno.

Vargas, quien tiene un lugar asegurado en el Consejo Nacional, por presidir el organismo nacional de alcaldes, no fue inscrito como candidato al consejo estatal; de haberlo hecho, hubiera salido en primer lugar, pero prefiero mandar un mensaje de inclusión. Antes los liderazgos del PAN lo hacían. Querían demostrar en el Consejo su fuerza y yo no. Prefiero seguir trabajando y abonando a la unidad del PAN, porque sin ella difícilmente seremos competitivos en el 2021 y en el 2023, dice el candidato destapado.

No hay que perder de vista que lo primero es el 2021, cuando se renovarán las alcaldías del Estado de México y el Congreso local. Claro, primero es el 2021 donde seguramente nos irá mejor de como nos fue el año pasado. Si salimos bien, unidos, pues ya pensaremos en el 2023, dice, mientras por enésima vez saluda a un militante que interrumpe el diálogo con el reportero.

Es la fiesta de Enrique, dice un militante de muchos años; es el liderazgo de moda” señala otro, quien asegura que ahora está en la cúspide, ahora vamos a ver si se puede mantener así hasta 2023.

 

Comentarios

comentarios