Inicio El Manual de Maquiavelo El Manual de Maquiavelo 23-10-2020

El Manual de Maquiavelo 23-10-2020

136

Francisco Ledesma / La teatralidad de la Glosa

El clímax de la relación de pesos y contrapesos entre el Poder Ejecutivo y Legislativo ocurre en dos momentos coyunturales anualmente: la Glosa del Informe de Gobierno y la revisión y aprobación del presupuesto anual. En ambos casos, el gobernador en turno se somete a un proceso de evaluación, negociación y conciliación con los diputados de oposición respecto de su toma de decisiones, dentro de un escenario controlado en el que nada cambia.

La semana entrante, el Poder Legislativo iniciará con la Glosa del Informe, que consiste en las comparecencias de secretarios del gabinete delmacista ante comisiones o el pleno de la Legislatura local. Es tanta la armonía y la simulación del procedimiento, que los diputados les concedieron un mes de plazo después de entregado el informe y de ejecutados los ajustes al gabinete, para que los nuevos funcionarios pudieran informarse y entrenarse para la batalla discursiva.

En los escenarios más ríspidos, los secretarios son sometidos a un proceso de dos horas, en una serie de reclamos, cuestionamientos y arengas ante una eventual falta de resultados de su área de responsabilidad. Sin embargo, el funcionario que comparece cuenta hasta con treinta minutos para argumentar con cifras, datos, estadísticas y frases de fácil recordación situaciones a su favor. Algunos tendrán la excusa de que apenas han desempacado en su oficina.

Si convence o no a los diputados, su ámbito de responsabilidad no sufre de peligro alguno. Las designaciones de los secretarios del gabinete son una facultad exclusiva del gobernante en turno. Aún más, los programas, estrategias, acciones y políticas públicas emprendidas desde el Poder Ejecutivo no se moverán un ápice, salvo la voluntad política del secretario o gobernador en turno, muy a pesar de las exigencias que se escuchen en el Legislativo.

Es una puesta en escena, en la que los actores -políticos- asumen sus roles ideológicos y discursivos. Su objetivo está en su posicionamiento personal hacia las próximas elecciones, muy por encima de la Glosa de un Informe que ya se entregó hace un mes, y cuyo principal objetivo es mejorar la percepción social del mandatario estatal, en el acto protocolario del lunes 26 de octubre.

Tras las comparecencias de secretarios y los férreos posicionamientos de los legisladores locales, la realidad social de 17 millones de mexiquenses seguirá exactamente igual. En tanto, los diputados, luego de ensayar sus mejores frases políticas y los recursos de su oratoria, se darán oportunidad de tomarse una foto con el secretario compareciente en las escalinatas del salón de plenos, cuya imagen podrán presumir a través de sus redes sociales.

¿Quién gana? Los diputados que logran cinco minutos de fama para subir a la tribuna legislativa esperando los reflectores mediáticos. Los secretarios que defienden las cifras de su jefe político en busca de su arropo institucional.

¿Quién pierde? Los legisladores que se exhiben a sí mismos por su incapacidad o impericia para leer tres cuartillas o para argumentar en contra del informe. Los secretarios que también pecan de arrogancia y son víctimas de la autocomplacencia en la presentación de sus resultados.

Esa es la Glosa del Informe, en cuyo protocolo la Legislatura estatal asume el cumplimiento de un contrapeso que no tiene una repercusión política, social o institucional posterior, y sólo queda en el anecdotario de una memoria corta.

Aún más, para la gran mayoría de la población, las comparecencias pasan enteramente desapercibidas, y sólo causan expectativas entre la clase gobernante y los sectores clientelares relacionados con cada Secretaría.

La tenebra

Es probablemente, la última glosa de un informe que enfrentará Alfredo Del Mazo en un escenario tan adverso. Y a pesar de la amplia mayoría que tiene la oposición, sólo algunos perfiles políticos darán pinceladas del contrapeso que debiera significar el Poder Legislativo. Los demás, un síntoma de porqué volvió a ganar el priísmo en otras entidades.

Comentarios

comentarios